FEDE advierte de que el 30% de las mujeres de entre 61 y 75 años padece diabetes

Diabetes, control glucosa, diabetes tipo 2
PIXABAY - Archivo
Publicado 07/03/2019 14:54:55CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Diabetes (FEDE) ha advertido de que casi una de cada tres mujeres de entre 61 y 75 años padece diabetes y este porcentaje se eleva hasta el 41 por ciento a partir de los 75 años, por este motivo recuerda que es necesario, ante las particularidades de la diabetes en mujeres, "establecer pautas médicas y de formación individualizadas".

La federación, que ha mandado este mensaje con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este viernes, continúa recordando que, si bien es cierto que la prevalencia es mayor en estos rangos de edad, la patología afecta a mujeres de todas las edades, incluso a niñas y jóvenes, en las que es más común la de tipo 1.

Aunque existen numerosos elementos que influyen en la forma en la que afrontan su diabetes, como los hábitos de vida y los factores biológicos y genéticos, distintos estudios han llamado la atención sobre el papel de los procesos hormonales en el control de la patología.

En concreto, el miembro del equipo investigador del Hospital Clinic de Barcelona, el doctor Serafín Murillo, señala tres etapas en las que el control de los niveles de glucosa en sangre puede resultar más complejo, debido a los procesos hormonales que las caracterizan.

El primero es la pubertad, la llegada de la menstruación supone importantes fluctuaciones en los niveles de estrógenos y progesterona, hormonas que influyen en las variaciones de los niveles de glucosa en sangre, que pueden elevarse por encima de lo normal en los días previos.

El segundo es el embarazo, donde hay que tener un control tanto para las mujeres que padecen diabetes gestacional como las mujeres embarazadas con diabetes. En estos casos se recomienda un control regular de los niveles de glucosa en sangre, especialmente a partir del segundo trimestre de embarazo, en el que puede aumentar la resistencia a la insulina.

En último lugar, la menopausia donde se producen cambios hormonales que se relacionan con una reducción de los estrógenos y cambios, no siempre previsibles, en la glucemia, que pueden dificultar el control de la diabetes, incrementar el riesgo cardiovascular y acentuar os síntomas de la menopausia.

Ante estas circunstancias, se recuerda la importancia que tiene que conozcan todas estas circunstancias que pueden afectar a su patología, y den prioridad al control de su salud, a través de cambios en sus hábitos de vida, incorporando la práctica regular de ejercicio físico y una alimentación ajustada a sus necesidades nutricionales.

Asimismo, Andoni Lorenzo, presidente de FEDE, ha recordado que "cada diabetes es un mundo y por eso es tan importante que se mejore el acceso real de los pacientes a los nuevos avances en el control de la patología, para que cada persona con diabetes reciba el tratamiento que más se ajuste a sus necesidades y, así, se favorezca su calidad de vida".

Contador