Publicado 17/12/2021 07:53

Un fármaco podría tratar más eficazmente a los pacientes hospitalizados por neumonía COVID-19

Una paciente ingresada en la UCI del Hospital Enfermera Isabel Zendal, a 23 de noviembre de 2021, en Madrid (España). El hospital está actualmente dedicado exclusivamente al cuidado de enfermos covid. En los últimos días se ha producido una tendencia al a
Una paciente ingresada en la UCI del Hospital Enfermera Isabel Zendal, a 23 de noviembre de 2021, en Madrid (España). El hospital está actualmente dedicado exclusivamente al cuidado de enfermos covid. En los últimos días se ha producido una tendencia al a - Eduardo Parra - Europa Press

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo de prueba de concepto dirigido por las Universidades de Birmingham y University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust, en Reino Unido, ha identificado un fármaco que puede ofrecer beneficios a algunos pacientes hospitalizados con neumonía COVID-19, según publican en 'The Lancet Respiratory Medicine'.

El ensayo CATALYST probó el namilumab (IZN-101) de la empresa biofarmacéutica británica Izana Bioscience como posible terapia para tratar a los pacientes hospitalizados con neumonía por COVID-19 y que reciben los cuidados "habituales", además de presentar niveles elevados en sangre de un marcador de inflamación conocido como proteína C reactiva (PCR).

Los niveles de PCR aumentan cuando hay inflamación en el cuerpo, y se ha descubierto que los niveles elevados de PCR son un posible marcador temprano para predecir el riesgo de gravedad de la COVID-19.

El namilumab, un anticuerpo que ya se encuentra en las últimas fases de los ensayos para tratar la artritis reumatoide, se dirige a una "citoquina" que segregan de forma natural las células inmunitarias del organismo pero que, en niveles descontrolados, se cree que es un factor clave de la excesiva y peligrosa inflamación pulmonar que se observa en los pacientes de COVID-19.

En el ensayo, realizado en colaboración con la Universidad de Oxford y financiado por el Consejo de Investigación Médica y llevado a cabo entre junio de 2020 y febrero de 2021, participaron pacientes mayores de 16 años con neumonía por COVID-19 que estaban siendo tratados en una sala o en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de nueve hospitales del NHS en el Reino Unido.

En el estudio participaron 54 pacientes que recibieron la "atención habitual" (esteroides y oxígeno o ventilación, según la gravedad de la enfermedad) y 57 pacientes a los que se les administró la atención habitual, así como una dosis única intravenosa de 150 mg de namilumab.

Además de la neumonía COVID-19, todos los participantes en el estudio tenían niveles de PCR superiores a 40 mg/l. Los investigadores compararon la probabilidad de reducción de los niveles de PCR en los pacientes. En comparación con la atención habitual, los investigadores descubrieron que había un 97% de probabilidad de que la PCR se redujera con el tiempo en los que recibieron namilumab en comparación con la atención habitual.

Se realizó un seguimiento de los pacientes y, al cabo de 28 días, el estudio también demostró que había menos muertes y más altas del hospital o de la UCI en los que habían recibido namilumab en comparación con los que sólo recibieron la atención habitual.

En el día 28, el 78% (43) de los pacientes que recibieron namilumab fueron dados de alta del hospital o de la UCI, en comparación con el 61% (33) de los pacientes que recibieron la atención habitual. En el grupo de namilumab, el 11% (6) seguía hospitalizado en el día 28, en comparación con el 20% (11) en el grupo de atención habitual. De los pacientes del grupo de namilumab, el 11% (6) murieron, frente al 19% (10) que fallecieron en el grupo de atención habitual en el día 28.

El equipo calculó las diferencias entre las dos cohortes en cuanto a la probabilidad global de que los pacientes fueran dados de alta de la UCI o de una sala a los 28 días. De los que estaban en una sala, la probabilidad de ser dados de alta en el día 28 era del 64% en la cohorte de atención habitual, en comparación con el 77% en la cohorte de Namilumab. De los que se encontraban en la UCI, la probabilidad de alta a los 28 días era del 47% en el grupo de atención habitual, frente al 66% de la cohorte de namilumab.

El doctor Ben Fisher, coinvestigador del ensayo CATALYST en el Instituto de Inflamación y Envejecimiento de la Universidad de Birmingham, y reumatólogo consultor del University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust (UHB), destaca que esta investigación ha aportado importantes pruebas de concepto de que namilumab reduce la inflamación en pacientes hospitalizados con neumonía COVID-19.

"Sin embargo, el tamaño de nuestra muestra es demasiado pequeño para una evaluación definitiva de los resultados clínicos y se necesitan más estudios para ello, así como para comprender mejor la población que puede beneficiarse más --reconoce--. Es posible que nuestros resultados no se generalicen a los pacientes hospitalizados sin evidencia de neumonía o elevación de la PCR o a los pacientes que no requieren hospitalización. Por lo tanto, es importante que ahora se dé prioridad a namilumab para seguir investigando con COVID-19 en un ensayo clínico nacional de fase III mucho más amplio".

Por su parte el doctor Someit Sidhu, cofundador de Izana Bioscience, opina que "namilumab puede desempeñar un papel importante en la atenuación de la hiperinflamación que se observa en los pacientes con infección grave por COVID-19 y nos comprometemos a trabajar con los organismos reguladores y los socios de todo el mundo para garantizar que este posible tratamiento pueda desarrollarse para los pacientes con COVID-19 que lo necesitan urgentemente".

El equipo de CATALYST también probó un segundo fármaco llamado infliximab (CT-P13), utilizado actualmente como tratamiento de afecciones inflamatorias.

Compararon a los mismos pacientes con neumonía COVID-19 y niveles de PCR superiores a 40 mg/l que recibían la "atención habitual", con 35 pacientes que recibían la atención habitual y una dosis única intravenosa de 5 mg/kg de infliximab. Sin embargo, el estudio descubrió que el infliximab no era más eficaz que la atención habitual, con sólo un 15% de probabilidad de reducir la PCR.

El dcotor Fisher precisa que estos hallazgos relacionados con el infliximab, "aunque decepcionantes, también son importantes, ya que seguimos investigando e identificando los fármacos antiinflamatorios existentes y los nuevos que pueden desempeñar un papel fundamental en el tratamiento y la reducción de los síntomas más graves de la COVID-19".