Familia, salud física, entorno y trabajo: la percepción de los españoles sobre su bienestar mejora

Publicado 25/03/2019 17:05:36CET
PIXABAY / M-S-NIGHT

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Familia, finanzas, salud física, entorno social y situación laboral son algunos de los aspectos que más impactan en la salud general y bienestar de las personas.

Sobre ellos se focaliza el informe anual '160º Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond', elaborado por Cigna, que ha muestra que los españoles han mejorado su salud durante los últimos doce meses, especialmente en el contexto social, familiar, económico y laboral.

España supera a varios mercados según el informe internacional y se sitúa en séptimo lugar con una valoración de 62,7 puntos sobre 100, un 1,7 más que el año pasado. No obstante, el único aspecto que no remonta es la salud física, que baja 2,3 puntos respecto a 2018 a causa de una alimentación poco saludable, a la escasa práctica de ejercicio y a unos malos hábitos del sueño, según Cigna.

BIENESTAR EN EL TRABAJO

En cuanto a los programas de salud y bienestar en la empresa, el 72 por ciento afirma que la entidad donde trabaja no le proporciona este tipo de iniciativas, muy por encima del promedio mundial, que se sitúa en un 54 por ciento.

En el momento de analizarse qué entienden por programa de salud y bienestar, el 42 por ciento de los españoles cree que se trata de políticas centradas únicamente en la promoción y cuidado del bienestar físico, sin contemplar la salud mental.

A esta falta de conocimiento se une la escasa participación de los empleados en este tipo de acciones: menos de la mitad de los que tienen un programa de bienestar participan en él, con una tasa del 7 por ciento.

"Al igual que en otros mercados, España está rezagada en lo que respecta a los programas de bienestar en el lugar de trabajo, ya que los empleadores lo dan por sentado y el interés de los empleados no es alto. Además, el bienestar mental, tan relevante en estos días, no recibe la atención que merece", explica la directora de Recursos Humanos de Cigna España, Ana Romeo.

"El desarrollo de programas que prioricen el bienestar general, así como el aumento de las tasas de participación, debe ser el objetivo de las empresas si desean prosperar, minimizar las bajas por enfermedad y retener a empleados comprometidos y altamente motivados", ha agregado.

La Organización Mundial de la Salud apostilla que "se considera que el estrés laboral afecta negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores, y a la eficacia de las entidades para las que trabajan".

ESTRÉS

España es uno de los países menos estresados, ya que un 71 por ciento de los encuestados reconoce sufrirlo, frente al 84 por ciento del promedio mundial.

Con respecto al estrés inmanejable, los españoles también puntúan por debajo de la media general. El hecho de que sólo el 60 por ciento sienta que está en un entorno "siempre activo", en comparación con el 64 por ciento global, podría ser la causa de esta diferencia.

Pese a que los niveles de estrés no son altos como en otros mercados, casi nueve de cada diez sienten su impacto en el lugar de trabajo y hacen alusión a un "ambiente deprimente" y "menos productividad" como sus principales consecuencias negativas.

SALUD CARDIOVASCULAR

Los indicadores de salud cardiovascular también presentan mejores resultados en España si se comparan con el resto de los países analizados. Tal y como muestra el estudio de Cigna, el 62 por ciento conoce su índice de masa corporal en comparación con el 51 por ciento a nivel mundial, y el 69 por ciento revisa periódicamente su presión arterial frente al 66 por ciento general.

Cuando se trata de conocer los síntomas que pueden indicar posibles problemas cardíacos, la noción española es similar al promedio mundial.

"A la hora de prevenir cualquier enfermedad cardíaca y disminuir el riesgo cardiovascular, es primordial identificar y revertir aquello que puede causarla, como puede ser el estrés", puntualiza la eHealth medical manager de Cigna España, la doctora Marta López Tomás.

"Nuestra encuesta revela que uno de cada cuatro encuestados no cree que la presión arterial alta se pueda evitar o revertir cambiando nuestros hábitos de vida, tales como practicar actividad física, mantener un peso adecuado, seguir una dieta saludable o evitar el tabaco", continúa la experto.

Esto, a su juicio, "nos lleva a pensar que es necesario mejorar los conocimientos respecto a la salud del corazón, especialmente entre los 'millennials', los que menos informados están a este respecto. Además, únicamente una cuarta parte de los encuestados utiliza 'wearables' para controlar su salud cardiovascular, un número que debería ser mayor dada la accesibilidad que caracteriza a dicha tecnología".

INTERACCIÓN SOCIAL

No obstante, según el informe, el tiempo destinado a los más allegados sigue siendo deficiente. A pesar de que los encuestados reconoce tener más amigos con los que hablar abiertamente, no pasan suficiente tiempo con ellos.

Lo mismo ocurre con la interacción familiar, ya que hay un 36 por ciento de encuestados satisfechos, mientras que este porcentaje se situaba en un 42 por ciento en 2018 y en un 46 por ciento en 2017.

También se percibe mayor descontento en cuanto al horario laboral y a las relaciones con los compañeros de trabajo y supervisores. La preocupación por el entorno económico actual y cómo puede afectar a las finanzas personales es otro de los puntos a mejorar, aunque sí se ha percibido mayor positivismo en la situación económica a corto plazo.

APLICACIONES DE SALUD

La encuesta también se ha encargado del uso de aplicaciones de salud, ya sea para consultas, diagnósticos o con el objetivo de concertar citas médicas. En este contexto, sólo el 22 por ciento lo considera útil y son los enfermos crónicos los que presentan mayor interés que sus familiares respecto a este tipo de herramientas.

Según el estudio, la mayoría de encuestados todavía opta por la atención directa, como la asistencia en el hogar por parte de compañías privadas de atención médica, que se consideran "muy importantes" por aquellos con enfermedades crónicas o familiares con estas patologías, o los centros de día para niños y ancianos.