Publicado 31/01/2021 08:29CET

La falta de sueño o el estrés puede provocar síntomas similares a una conmoción cerebral

Temblores en los ojos y tics, los problemas oculares más comunes cuando se padece estrés
Temblores en los ojos y tics, los problemas oculares más comunes cuando se padece estrés - CLÍNICA BAVIERA - Archivo

   MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo estudio sugiere que muchas personas podrían estar viviendo con síntomas que se asemejan a una conmoción cerebral, un hallazgo que asocia esta aparición a problemas de sueño, sueño p insuficiente, trastornos psiquiátricos preexistentes y estrés, según señalan investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EEUU).

   En el estudio nacional, entre el 11% y el 27% de los atletas universitarios sanos sin antecedentes de una conmoción cerebral reciente informaron combinaciones de síntomas que cumplían con los criterios para el síndrome posconmocional (PCS) según lo define un sistema de clasificación internacional. Entre los casi 31.000 estudiantes-atletas encuestados, tres factores se destacaron como los más propensos a predecir síntomas similares al PCS: falta de sueño, problemas de salud mental preexistentes y estrés.

   Los participantes eran cadetes de cuatro academias del servicio militar de EEUU, que se someten a un entrenamiento riguroso y deben participar en deportes, y estudiantes que compitieron en deportes de la NCAA en 26 instituciones de educación superior de EEUU. Más allá de la cantidad sustancial de estudiantes que informaron grupos de síntomas similares al PCS, entre la mitad y las tres cuartas partes de todos los atletas encuestados informaron uno o más síntomas comúnmente experimentados por personas que han tenido una conmoción cerebral, el más común es la fatiga o poca energía y somnolencia.

   "Las cifras fueron altas y coincidieron con investigaciones anteriores en esta área, pero es bastante impactante. Estos son atletas de élite que están en buena forma física, y están experimentando muchos de los síntomas que comúnmente se informan después de una conmoción cerebral. Por lo tanto, si se mira a la población general, probablemente serán aún más", ha señalado la autora principal del estudio, Jaclyn Caccese, profesora asistente en la Facultad de Ciencias de la Salud y la Rehabilitación de la Universidad Estatal de Ohio.

   Es importante entender que hay múltiples fuentes de estos síntomas, dicen los investigadores, para que la atención posterior a la conmoción cerebral de los estudiantes atletas se concentre en los síntomas causados por la lesión. Además, conocer el historial médico de los atletas y el estado de los síntomas iniciales puede ayudar a los médicos a predecir qué factores preexistentes podrían contribuir a una recuperación más lenta de una conmoción cerebral.

    "Cuando un paciente llega a una clínica y está a un mes o más de su conmoción cerebral más reciente, necesitamos saber qué síntomas estaba experimentando antes de la conmoción cerebral para saber si sus síntomas son atribuibles a la conmoción cerebral o a algo más. Entonces, puede comenzar a tratar los síntomas relacionados con la conmoción cerebral para ayudar a las personas a recuperarse más rápidamente", ha añadido Caccese.

    Este estudio, publicado la semana pasada en la revista 'Sports' Medicine, fue realizado por el Consorcio de Evaluación, Investigación y Educación de Conmociones Cerebrales (CARE) establecido por la NCAA y el Departamento de Defensa de EEUU. Caccese completó la investigación mientras era estudiante de doctorado e investigadora postdoctoral en la Universidad de Delaware, una institución miembro del consorcio.

    La iniciativa está diseñada para llenar los vacíos en el conocimiento sobre los efectos de la conmoción cerebral y la recuperación entre los estudiantes-atletas en colegios, universidades y academias del servicio militar mediante la recopilación y análisis de datos sobre hombres y mujeres que compiten en una variedad de deportes y se someten a entrenamiento militar.

    Los participantes en este estudio incluyeron 12.039 cadetes de academias de servicio militar y 18.548 estudiantes-atletas de la NCAA que completaron la evaluación de síntomas de la Herramienta de evaluación de conmociones cerebrales deportivas como parte de las pruebas de referencia del consorcio. El consorcio también recopiló datos demográficos e historiales médicos personales y familiares de los participantes.

    Los análisis estadísticos mostraron qué factores en los antecedentes médicos de los atletas estaban más estrechamente asociados con informes de síntomas que se alineaban con los criterios de PCS. Entre los cadetes, el 17,8% de los hombres y el 27,6% de las mujeres informaron de un grupo de síntomas que cumplían con los criterios de PCS. Entre los atletas de la NCAA, el 11,4% de los hombres y el 20% de las mujeres informaron síntomas combinados que imitaban los criterios de PCS.

   Para ambos grupos, los problemas de sueño, y el sueño particularmente insuficiente la noche anterior a la prueba, y los trastornos psiquiátricos preexistentes fueron las condiciones más predictivas, y un historial de migrañas también contribuyó a los síntomas que cumplían con los criterios de PCS. En los cadetes, los problemas académicos y ser un estudiante de primer año aumentaron las probabilidades de tener síntomas que cumplían con los criterios de PCS, y en los atletas de la NCAA, un historial de TDAH o depresión contribuyó a cumplir con los criterios de PCS.

CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS MÁS COMUNES

   La Décima Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades utiliza el término síndrome posconmocional para los síntomas persistentes después de una conmoción cerebral, aunque la causa o las causas de estos síntomas pueden ser difíciles de determinar. Los síntomas van desde dolores de cabeza persistentes, mareos y fatiga hasta ansiedad, insomnio y pérdida de concentración y memoria.

    Un factor de complicación con una alta notificación de síntomas es que reconocer la conmoción cerebral y determinar el regreso al juego se basa en los síntomas informados. Y aunque algunos síntomas pueden estar más estrechamente relacionados con la conmoción cerebral que otros, como mareos, presión en la cabeza o sensibilidad a la luz o al ruido, otros, como fatiga, somnolencia e incluso dolores de cabeza, pueden estar relacionados con una variedad de causas.

   "Quizás podamos crear una batería de síntomas más específicos de la conmoción cerebral. Ese es otro proyecto de esta serie: tratar de ver si hay grupos de síntomas o síntomas específicos que puedan ser más capaces de identificar a las personas con conmoción cerebral", señala el investigador.