Exposición temprana a pesticidas, relacionada con un pequeño aumento del riesgo de autismo

Publicado 22/03/2019 7:16:34CET
FLICKR/GARYCYCLES8 - Archivo

   MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La exposición a plaguicidas agrícolas comunes antes del nacimiento y en el primer año de vida se asocia con un riesgo pequeño o moderadamente mayor de trastorno del espectro autista (TEA) en comparación con los bebés de mujeres sin dicha exposición, según concluye un estudio publicado este miércoles en 'The BMJ'.

   Los investigadores dicen que sus hallazgos respaldan los esfuerzos para prevenir la exposición a pesticidas durante el embarazo para proteger el cerebro en desarrollo de un niño. Los estudios experimentales han sugerido que los pesticidas comunes pueden afectar al desarrollo normal del cerebro, y se sospecha que las exposiciones ambientales durante el desarrollo temprano del cerebro elevan el riesgo de trastornos del espectro autista en los niños.

   Pero los estudios que examinan la exposición a pesticidas en el mundo real y el riesgo de TEA son raros. Por lo tanto, investigadores de la Universidad de California, en Estados Unidos, utilizaron datos de registros para identificar a 2.961 pacientes con un diagnóstico de TEA, incluidos 445 con TEA con discapacidad intelectual acompañante, y 35.370 pacientes sanos ("control") del mismo año de nacimiento y sexo.

   Los participantes nacieron entre 1998 y 2010 en el Valle Central de California, una región altamente agrícola, y el 80 por ciento de los casos fueron hombres. Los datos del Registro de Uso de Pesticidas exigido por el estado de California se integraron después en una herramienta del sistema de información geográfica para evaluar las exposiciones prenatales (antes del nacimiento) y de los bebés a 11 pesticidas de uso común (medidos como libras de pesticidas aplicados por acre/mes a 2 km de la residencia de su madre durante el embarazo y la exposición durante los periodos de desarrollo definidos como sí frente a no).

   Se seleccionaron esos pesticidas debido a su elevado uso y la evidencia que indica efectos tóxicos en el desarrollo del cerebro. Después de ajustar los factores potencialmente influyentes, los científicos encontraron incrementos modestos en el riesgo de TEA entre los descendientes expuestos a varios pesticidas (incluidos el glifosato, el clorpirifos, el diazinón, el malatión, la permetrina, la bifentrina y el metilbromuro) antes del nacimiento y durante el primer año de vida con controles.

ESTUDIAR LOS MECANISMOS SUBYACENTES EN EL DESARROLLO DEL AUTISMO

   Las relaciones fueron más fuertes en las personas con TEA y discapacidad intelectual, lo que representa el extremo más grave del espectro autista. Este es un estudio observacional, y como tal, no puede establecer la causa, y los científicos señalan algunas limitaciones, como confiar en los registros de los pacientes para obtener detalles sobre los diagnósticos y no poder examinar los resultados clínicos.

   Sin embargo, dicen que su análisis es, con mucho, el más grande investigador de plaguicidas y trastornos del espectro autista hasta la fecha y sus hallazgos respaldan trabajos anteriores en este campo. "Nuestros hallazgos sugieren que el riesgo de TEA puede aumentar con la exposición prenatal e infantil a varios pesticidas ambientales comunes que tuvieron un impacto en el desarrollo neurológico en estudios experimentales", escriben.

   Los autores de este trabajo solicitan más investigación para explorar los mecanismos subyacentes en el desarrollo del autismo. Sin embargo, desde una perspectiva de salud pública y medicina preventiva, dicen que sus hallazgos "respaldan la necesidad de evitar la exposición prenatal e infantil a los pesticidas para proteger el cerebro del niño en desarrollo".