La exposición a sílice cristalina respirable, un factor de riesgo para desarrollar EPOC, tuberculosis o cáncer de pulmón

Publicado 23/07/2019 10:13:35CET
Pulmones cáncer, enfisema, epoc
Pulmones cáncer, enfisema, epocGETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / UTAH778 - Archivo

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

La inhalación de polvo de sílice cristalina respirable (SCR) supone un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades incapacitantes como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tuberculosis, enfermedad renal o enfermedades cardiovasculares, según ha destacado Sonia Gómez Ríos, técnico superior de Prevención de 'Valora Prevención', quien además ha señalado que se puede asociar al cáncer de pulmón.

Esta sustancia es un compuesto mineral formado por silicio y oxígeno que está presente en las piedras, rocas y arena. Entre sus variedades el cuarzo es la más abundante. Su peligro se encuentra en que cuando es manipulada durante los procesos productivos libera una serie de partículas que pueden afectar a los alvéolos pulmonares, lo que lo ha convertido un agente químico peligroso que es considerado cancerígeno por la Directiva (UE) 2017/2018.

Fundamentalmente se puede encontrar en sectores relacionados con la industria cerámica, la fundición, la siderometalúrgica o la fabricación de pinturas, plásticos y gomas, entre otros.

En este sentido, la directiva ha establecido el valor límite de exposición ambiental en 0,1 mg/m3, lo que deberá trasponerse a la normativa española antes de enero de 2020. Asimismo, el Real Decreto 257/2018 ha reconocido el cáncer de pulmón producido por esta exposición como enfermedad profesional.

De este modo, para gestionar el riesgo que supone su inhalación, la experta ha explicado que se deben seguir cuatro puntos. El primero de ellos consiste en identificar qué procesos generan estas partículas, identificar los trabajadores que estén expuestos y realizar mediciones higiénicas para valorar los niveles.

En segundo lugar se debe desarrollar una estrategia de control, aplicando las medidas necesarias para posteriormente comprobar su eficacia respecto a la salud de los trabajadores. Por último, la experta ha puesto de relieve la "necesidad" de proporcionar formación sobre seguridad a los trabajadores.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Para hacer frente a estas repercusiones negativas para salud del personal laboral el empresario deberá implantar una serie de medidas que pueden ser técnicas, organizativas, de higiene personal o de protección individual.

El primer grupo de estas pautas se refiere a la sustitución de productos que generan SCR por otros que no sean peligrosos. En el caso de que esto no fuera posible, el empresario tiene que garantizar que la utilización de esta sustancia se lleve a cabo en un espacio cerrado o reducir el nivel al máximo posible para que no supere los límites.

Por su parte, las medidas organizativas apuntan a limitar el número de trabajos expuestos, establecer un plan de limpieza periódica de las instalaciones, señalizar y restringir el acceso a las zonas de riesgo o disponer de medios que permitan el almacenamiento, manipulación y transporte seguros de estos materiales, entre otros. Respecto a la higiene personal, la experta ha hecho hincapié en que no se debe comer, beber o fumar en las zonas de riesgo, tener lugares separados para guardar de forma separada la ropa de trabajo y la de vestir o que los trabajadores tengan 10 minutos antes de la comida y otros 10 minutos antes de dejar el trabajo para su aseo personal.

Por último, las medidas de protección individual hacen referencia a la selección de equipos de protección individual, tener un lugar de almacenamiento para los equipos o verificar el correcto uso y mantenimiento de los mismos.

Contador

Para leer más