Publicado 10/06/2020 14:52CET

Expertos resaltan que la detección de mutaciones en genes BRCA1 y BRCA2 es clave para tratar tumores de próstata

Las flechas rojas indican las células cancerosas de la próstata que han hecho metástasis en los ganglios linfáticos de un ratón genéticamente modificado. Este proceso se bloquea en ratones que carecen de la enzima PHLPP2
Las flechas rojas indican las células cancerosas de la próstata que han hecho metástasis en los ganglios linfáticos de un ratón genéticamente modificado. Este proceso se bloquea en ratones que carecen de la enzima PHLPP2 - NOWAK ET AL., 2019 - Archivo

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La detección de mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2, determinante para el tratamiento de tumores de próstata, uno de los tumores más diagnosticados, pero también uno de los que mejores tasas de supervivencia registra (casi un 90% gracias a la detección precoz y a las terapias personalizadas), según han resaltado expertos de OncoDNA.

Este jueves, 11 de junio, se celebra el Día Mundial del Cáncer de Próstata, una fecha para sensibilizar sobre uno de los tumores más diagnosticados en el mundo. Según el informe Las cifras del cáncer en España 2020, elaborado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), se estima que este año se diagnosticarán en nuestro país más de 35.000 nuevos casos.

La administración de fármacos PARP, que impiden a las células cancerosas reparar su ADN, suele depender de la detección de mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2, muy relacionadas con diversos tipos de cáncer como el de próstata. En este sentido, OncoDNA, compañía especializada en medicina de precisión para el tratamiento y diagnóstico del cáncer, ha ampliado su test genómico 'OncoSTRAT&GO', que ahora incluye el perfil de las mutaciones de la línea germinal en estos genes, así como alteraciones similares en otros, como el llamado fenotipo BRCAness, también implicado en el desarrollo de este tipo de tumores.

El equipo de I+D+i de OncoDNA ha incorporado a este test un panel específico que contiene el estudio de varios genes involucrados en la reparación del ADN de las células cancerosas. En concreto, se revisan 32 genes, seleccionados por su impacto clínico y terapéutico. Está recomendado no sólo en casos de cáncer de próstata, también en los de mama triple negativo, ovario y páncreas para saber si el fenotipo BRCAness está presente y si los inhibidores de PARP van a ser eficaces.

"Analiza estos genes de una manera más sensible que otras técnicas, permitiendo detectar todo tipo de alteraciones genéticas, como mutaciones puntuales o grandes deleciones o duplicaciones del gen", explica la directora de OncoDNA en España, Portugal y Latinoamérica, Adriana Terrádez.