Actualizado 08/03/2010 18:08:44 +00:00 CET

Expertos recomiendan fisioterapia para tratar a mujeres con osteoporosis, incontinencia urinaria o disfunciones sexuales

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) aseguró hoy que la fisioterapia puede ser beneficiosa para la "curación, prevención o alivio" de determinados problemas de salud específicos de las mujeres, como la osteoporosis, la incontinencia urinaria y las disfunciones sexuales.

Según destacaron en un comunicado, con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, contribuye a "mantener y mejorar el estado físico" de las mujeres con osteoporosis, al favorecer su movilidad articular y disminuir o evitar dolores. Con ello, también se evitan pérdidas de densidad ósea, así como alteraciones morfológicas.

Del mismo modo, la fisioterapia ofrece tratamientos como termoterapia o electroterapia, termoterapia superficial o profunda, ultrasonidos, ejercicio terapéutico, electroterapia, masajes terapéuticos descontracturantes o magnetoterapia, que han demostrado científicamente su efecto terapéutico ante esta enfermedad.

Otro de los problemas que suelen afectar a la mujer, especialmente con la edad, es la incontinencia urinaria, ante la que la fisioterapia ofrece diversas alternativas que contribuyen a fortalecer los músculos y tendones de la cavidad abdominal para así mantener en control la vejiga, útero y recto, evitando las molestas pérdidas.

En obstetricia, la fisioterapia alivia y evita los dolores músculo-esqueléticos producidos durante el embarazo y, al mismo tiempo, favorece la "plena recuperación una vez producido el nacimiento, evitando secuelas postparto".

Por otro lado, sirve para mejorar los dolores al mantener relaciones sexuales, provocados en muchos casos por la alteración del tono muscular perineal. "Un mal estado de éste afecta a la sensibilidad", señaló Pedro Borrego, presidente del colegio. Sin embargo, los últimos avances contribuyen a recuperar la musculatura perineal, lo que permite combatir la disfunción sexual causa por problemas musculares y, con ello, mantener una sexualidad plena.