Publicado 28/07/2022 15:33

Expertos alertan sobre la influencia de las temperaturas en el desarrollo y manejo de la obesidad

Archivo - Persona con obesidad
Archivo - Persona con obesidad - HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL - Archivo

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

Expertos de OPEN España ha alertado sobre la influencia de las temperaturas en el desarrollo y manejo de la obesidad, recordando que con el calor el organismo ahorra energía y, por tanto, disminuye la necesidad de ingesta calórica.

"La grasa corporal es un importante regulador de la temperatura. Por tanto, cuando la temperatura externa es baja, es decir, hace frío, la grasa subcutánea nos aísla térmicamente y nos protege del frío.
Además, se produce un proceso fisiológico en las propias células grasas llamado 'amarronamiento' o 'Browning'. Mediante el mismo, la grasa se activa metabólicamente, es decir, quema la propia grasa para generar calor y mantener la temperatura corporal", ha dicho la miembro de OPEN España y responsable de la Unidad de Obesidad, Metabólico y Endocrino del Hospital Ruber Internacional (Madrid), Susana Monereo.

Sin embargo, prosigue, en la época estival y con temperaturas medioambientales altas el proceso fisiológico de 'amarronamiento' no se produce y, en vez de gastar calorías, se ahorran y es más fácil ganar peso. De hecho, según un estudio publicado en 2017 por investigadores holandeses, por cada grado de aumento en la temperatura ambiental se producía un aumento del 0,29 por ciento de obesidad y del 0,3 por ciento de diabetes.

"En cualquier caso, tampoco debemos olvidar que la relajación, la reducción de actividad física o el exceso de ingesta de comida por celebraciones familiares o con amigos, propio de estas fechas, también influye en la ganancia de peso", ha detallado.

Por todo ello, y con el 'hashtag' '#LosGradosPesan', OPEN España incide en su perfil sobre la influencia de las temperaturas en el desarrollo y manejo de la obesidad. Y es que, en España se ha observado una mayor prevalencia de obesidad en aquellas regiones con temperaturas más elevadas.

Así, en zonas entre 17,8 y 21,3 grados centígrados, una de cada tres personas vive con obesidad, mientras que en lugares con temperaturas entre 10,4 y 14,5 grados centígrados lo hacen una de cada cuatro. "Conocer y considerar los efectos de la temperatura ambiental sobre el metabolismo del tejido adiposo, además de sobre factores directamente relacionados con la obesidad, como son la ingesta, el gasto calórico o la práctica deportiva, es fundamental para asegurar un abordaje integral de esta enfermedad", ha añadido la doctora.

De esta manera, aunque las vacaciones sean sinónimo de relajación y de tomarse la vida con más calma, la iniciativa en redes sociales de OPEN España destaca la importancia de no bajar la guardia y mantener unos hábitos de vida saludables para prevenir la obesidad y el sobrepeso.

Contador