Actualizado 25/02/2010 18:04 CET

Experto recomienda la vacunación en adultos para reforzar la protección adquirida durante la infancia

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El coordinador del Grupo de Estudio de Vacunación en el Adulto (GEsVA), Ramón Cisterna, destacó hoy la importancia de que las personas adultas sigan vacunándose frente a determinadas enfermedades ya que, según aseguró, es una forma de "reforzar el nivel de protección adquirido durante la infancia".

Según señaló durante su participación en un coloquio en el máster 'Epidemiología y Salud Pública' de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, la vacunación tiene un carácter preventivo esencial para determinadas enfermedades como la gripe, la neumonía por neumococo, el herpes zóster o la meningitis, siendo recomendable "especialmente en los mayores de 50 años, para potenciar el sistema inmunológico y poder afrontar así nuevos retos infecciosos ligados a la edad".

Como consecuencia del envejecimiento, el sistema inmune pierde efectividad, lo que explica que haya determinadas infecciones aparecen con más frecuencia en personas de edad avanzada. Pese a ello, los datos de vacunación en adultos son bajos y apenas el 30 por ciento de las personas mayores de 18 reconoce que no se ha vuelto a vacunar desde la infancia.

Asimismo, la vacunación sirve para hacer frente al cada vez mayor número de resistencias que algunos virus están desarrollando a los antibióticos, como añadió el catedrático en Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid Ángel Gil de Miguel.

En este sentido, el doctor Gil aseguró que la vacunación "ha demostrado ser la mejor herramienta de salud pública para la prevención de determinadas infecciones", como la gripe o el neumococo, y si se mantuviese también en edad adulta "permitiría usar los antibióticos como hasta ahora sin que éstos perdieran eficacia".

Por su parte, el coordinador del Grupo de Estudio de Vacunación en el Adulto (GEsVA), Ramón Cisterna, reconoció que en el caso del neumococo se ha visto mermada la eficacia de los antibióticos con motivo de las resistencias, de ahí que la vacuna suponga una "excelente práctica que compensará de forma efectiva esta posible ineficacia".