Experto recomienda a las personas con varices aprovechar el agua del mar o la piscina para aliviar el efecto del calor

Actualizado 10/08/2009 15:41:32 CET

El 80% de las mujeres mayores de 35 años padecen varices que empeoran con el aumento de las temperaturas

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los baños en el mar y la piscina y las duchas con agua fría son beneficiosos y alivian los síntomas que causan las varices, un problema que afecta al ocho de cada diez mujeres mayores de 35 años, según destacó hoy el médico estético de la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon, el doctor Jesús Esquide.

Este experto explicó que cuando una persona padece insuficiencia venosa crónica hay una dilatación permanente durante todo el tiempo que empeora con el calor, ya sea del ambiente o por la exposición directa, y aumenta la pesadez, la hinchazón y, en ocasiones, dolor.

Por este motivo, señaló que los pacientes con varices han de aprovechar el agua fría de la ducha, de la piscina o del mar para disminuir los efectos negativos del calor en las piernas. Así, indicó que "el agua fría produce venoconstricción, lo que contrarresta la venodilatación. Medidas como medias de soporte y elásticos son difíciles de soportar, por lo que en verano pocas mujeres lo usan", añadió.

Además, destaca que es imprescindible evitar el sol. "Estamos en una época calurosa y es difícil evitar las altas temperaturas, y si a eso le añadimos la exposición directa los efectos son peores". Asimismo, recomienda descansar y mantener las piernas elevadas. Sin embargo, matizó que es importante no mantener una postura estática durante demasiado tiempo, tanto si se está sentado como de pie, y aconseja caminar o tumbarse en periodos no demasiado largos.

Respecto al deporte, señaló que sería similar al del resto del año, y destacó la natación, caminar deprisa, andar en bicicleta, en momentos en los que no haga demasiado calor. Además, apuntó que en esta época, ya que las personas tienen más tiempo, es recomendable realizar ejercicios como mover las piernas tumbado boca arriba, imitando el movimiento que se hace cuando se monta en bicicleta.

Además, explicó que la presión del agua contrarresta la presión venosa, por lo que produce un efecto de drenaje venoso muy bueno. "Ahora que la mayoría de las personas pasan sus vacaciones cerca del mar, se recomienda realizar ejercicios en este medio", destacó y añadió que "cuanto más fría esté el agua, el efecto compresivo es más beneficioso".

SÍNDROME DE LA CLASE TURISTA

Por otro lado, en cuanto al síndrome de la clase turista, apuntó que las personas con insuficiencia venosa crónica están más afectadas porque tienen más retención venosa, la sangre está más retenida en el lecho venoso dilatado, con lo cual se puede dar un trombo venoso, hay más riesgo. Por ello, recomendó ejercicios como elevar el pie y moverlo en dirección circular, hacer flexión y extensión de los tobillos durante unos minutos, y deambular por el avión cada dos horas.

Respecto a los tratamientos para las varices, el doctor Esquide destacó que la escleroterapia es beneficiosa como terapia para estos pacientes, pero matizó que no es recomendable realizarla durante la época estival, es decir, entre el 15 de junio y mediados de septiembre, ya que puede producir problemas como la hiperpigmentación.

Este experto explicó que, además, las altas temperaturas producen que el efecto de esta terapia disminuye, es menos eficaz porque es más lento. "Con el calor se produce venodilatación, la vena se recanaliza y el proceso va mucho más lento", indicó.