Publicado 28/10/2020 19:09CET

Experto avisa de que enuresis en los niños supone una sobrecarga de presión emocional

ENURESIS, PIS EN LA CAMA
ENURESIS, PIS EN LA CAMA - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / USERC0373230_9

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid, Javier Quintero, ha dicho, durante el simposio 'Pequeños problemas en grandes situaciones: enuresis en tiempos de pandemia', celebrado en el marco de la edición 34 del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), que la que enuresis en los niños supone una sobrecarga de presión emocional.

"Hay muchos factores de adversidad emocional por la pandemia que repercuten en los pequeños en un contexto con mucha carga emocional, mayor estrés y tensión, como por ejemplo el aumento del consumo de alcohol y de la incidencia de trastornos mentales en el que, los más pequeños, son más vulnerables", ha dicho, para destacar la importancia de eliminar de la ecuación cuantos más elementos posibles y en este sentido, la enuresis es un factor relevante.

Efectos secundarios emocionales, impacto en la autoestima, en las relaciones familiares, sentimiento de vergüenza y culpa, con un gran impacto social son, para el experto, algunas de las consecuencias que sufren los niños con enuresis, de ahí la importancia de poner solución a este problema, en un momento en el que los menores ya están sometidos a otro tipo de presión como consecuencia de la pandemia.

Según asegura la enuresis y su impacto emocional es algo más que mojar la cama y se puede intervenir con relativa facilidad. "La enuresis no va a poner en riesgo la vida del paciente, pero la afectación puede ser severa. Resolver pequeños problemas hoy evitará problemas mayores a futuro, por eso es importante solucionar la enuresis", ha dicho.

La enuresis, la eliminación nocturna, involuntaria y funcionalmente normal de orina a partir de los 5 años, con escapes al menos 2 veces por semana y durante un periodo de al menos 3 meses, según las guías, puede estar causada por la producción incrementada de orina durante la noche, la ausencia de la elevación de la hormona antidiurética (ADH por sus siglas en inglés), una anormal función vesical, o la dificultad para despertar.

Para pediatra del Centro de salud Actur Oeste de Zaragoza, Isabel Lostal, es una enfermedad muy frecuente, que afecta al 16 por ciento de los niños mayores de 5 años, el 10 por ciento de los de 6 años y al 7,5 por ciento de los de 10 años de edad(1)" pero insuficientemente atendida. De hecho, según una encuesta realizada entre 430 pediatras, el 50 por ciento cree que menos de una cuarta parte de los casos están diagnosticados.