Un experto asegura que sólo la mitad de los españoles mantienen la dieta mediterránea tradicional

Actualizado 21/04/2009 17:16:20 CET

Entre los criterios para comprar alimentos prima la relación tamaño-precio y que sean rápidos y fáciles de preparar, por encima de lo saludables que puedan ser

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

Poco más de la mitad de los españoles (54%) mantienen una dieta adecuada basada en la tradicional dieta mediterránea, rica en aceite de oliva, alimentos vegetales y pescados frescos, frente al 40 por ciento cuya alimentación es de peor calidad y, por tanto, mejorable, informó el presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), Gregorio Varela, durante su participación en las XIII Jornadas Nacionales de Nutrición Práctica, organizadas por Dietecom España, que se están celebrando en Madrid.

Según este experto, actualmente ha aumentado "de forma espectacular" el consumo de carne y derivados a la par que ha bajado el de verduras y cereales en grano, lo que ha provocado que la actual dieta de los países mediterráneos "no se parezca en nada" a la que hace cincuenta años comenzó a popularizarse por su simplicidad y sus altos beneficios para la salud.

Así, los españoles consumimos una media de 300 gramos al día de verduras mientras que el consumo de carne asciende a 178 gramos diarios, motivado por la influencia de las comidas preparadas y la dificultad en resistirse a "lo rico que está el colesterol", apuntó el profesor Varela.

Otros factores ambientales como la incorporación de la mujer al ámbito laboral --lo que, a su juicio, hay que combatir con nuevas fórmulas y en ningún caso con su vuelta a la cocina-- y la modificación del núcleo familiar también han influido en esta pérdida de buenos hábitos alimenticios, lo que ha propiciado la proliferación de las comidas preparadas y el comer fuera del hogar.

De hecho, entre los criterios de selección de los alimentos a la hora de llenar la cesta de la compra, estudios recientemente realizados han advertido que los españoles dan más prioridad a la relación calidad-precio y al hecho de que la comida sea fácil de preparar, por encima de otros criterios como el placer o lo saludable que pueda ser.

Igualmente, añadió Varela, en los restaurantes el consumidor apuesta siempre "un buen trozo de carne o pescado" en el que "para lavar la conciencia" se incluye algo de legumbres o verdura a modo de guarnición.

FALSOS MITOS

Para evitar esto, este experto quiso aprovechar para derribar falsos mitos acerca de algunos alimentos, como el que la dieta mediterránea o una alimentación más saludable sea más cara. "El problema --afirmó-- es que los consumidores se dejan llevar por la citada relación tamaño-precio y esto beneficia a alimentos ricos en grasas saturadas", mientras que los cereales o las legumbres tienen unos precios más bajos y, a pesar de ello, "no los consumimos".

Igualmente, lamentó que haya descendido el consumo de pan porque "no está de moda comerlo" mientras que del aceite de oliva, "que si lo está", también se consume menos. Frente a ello, recomendó al menos cinco raciones de fruta o verdura al día y consumir pescado tres veces por semana.