Publicado 14/07/2021 10:30CET

Experto afirma que la pandemia del coronavirus ha fortalecido enfermedades como la obesidad

El director científico del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima), Francisco Tinahones, en un curso de la UMA
El director científico del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima), Francisco Tinahones, en un curso de la UMA - UMA

MÁLAGA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director científico del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima), Francisco Tinahones, ha asegurado que la pandemia actual del coronavirus ha "fortalecido" el aumento de la obesidad, las patologías cardiovasculares y los problemas mentales, como los trastornos depresivos o de ansiedad, y ha asegurado que permanecerán "durante bastantes décadas".

Estas enfermedades crónicas centran el curso 'Otras pandemias del siglo XXI', celebrado en el Rectorado de la Universidad de Málaga (UMA) y dirigido por el propio científico.

"La pandemia del COVID ha agravado y provocado su incremento en la población", ha declarado, ya que afecta prácticamente a todo el planeta y en "algunos países está llegando a tasas superiores al 25 por ciento".

El investigador ha explicado que la obesidad "no es un problema estético", sino una enfermedad asociada a una enorme cantidad de patologías contemporáneas y ha lamentado que carezca de importancia entre la propia población en general, los sistemas sanitarios y la clase política. Por ejemplo, ha apuntado que más del 80 por ciento de las personas que sufren la obesidad no la "viven" como una enfermedad. "Hay que luchar contra esa percepción", ha denunciado.

En este sentido, ha expuesto que la mayoría de los tratamientos médicos contra la obesidad no están financiados por los sistemas públicos de salud, algo que "no ocurre en otras patologías". "Los políticos no han incluido la obesidad como una enfermedad que hay que tratar con las mismas armas que la hipertensión y otras que azotan a nuestra sociedad en este momento", ha incidido.

Tinahones ha insistido en que, para tomar medidas preventivas que evite su incremento, debe abordarse desde una perspectiva de salud pública y no solamente sanitaria. También ha denunciado la falta de recursos suficientes para la investigación en nuestro país, cuya "tasa de financiación es una de las más bajas de Europa", según su experiencia.

El experto ha formado parte de una mesa redonda sobre el etiquetado frontal de los alimentos, del cual cree que se debe avanzar mucho más porque en la actualidad "no sirve al consumidor para elegir un producto saludable" y no toda la población tiene "conocimientos" para interpretarlos. Sobre esta cuestión ha valorado de forma positiva el sistema Nutriscore, que ha levantado polémicas de diversa índole en el último año, como sistema para comenzar a informar a los consumidores.

LA TECNOLOGÍA Y LA RELACIÓN ENTRE PACIENTE Y MÉDICO

Por otro lado, el coordinador nacional de Psiquiatría de Asisa, José Abad, ha inaugurado el curso 'El futuro de la sanidad: el paciente', con una conferencia sobre la humanización de la medicina, lo que ha señalado como redundancia porque "la medicina en sí misma es imprescindiblemente humana".

A pesar de ello, ha expresado que cada vez hay "más deshumanización" porque la tecnología dificulta la relación "entre paciente y médico". En este contexto, ha señalado la robótica como el avance que puede provocar "mayor preocupación" entre médicos porque ayuda "en tareas mecánicas", pero a la vez "supone todo un reto para el ser humano" en cuestión de "afectos".

No obstante, ha asegurado que "humanizando la medicina" la tecnología "también se humaniza". Para resolver este "conflicto", arrastrado desde el siglo XIX, ha propuesto crear "diálogo". "La medicina está claramente deshumanizada en la medida que tratamos extraordinariamente bien al paciente como estructura física, pero descuidamos al paciente como persona, como identidad psicofísica", ha manifestado.

A su vez, el médico ha calificado de "problema muy grave" el aumento de carga asistencial del personal sanitario que también dificulta establecer la relación y que "no habrá humanidad" si no se dedica tiempo, regularidad, constancia y continuidad.

Sobre la situación actual por la pandemia del COVID-19, el especialista en psiquiatría ha declarado que "hay un claro desgaste" a nivel psíquico, tanto en los pacientes como en el personal sanitario. Desde su experiencia ha explicado que las carencias y las dificultades que sufrían los profesionales sanitarios han "aumentado exponencialmente" y supone "un problema grave para los próximos años".

Al mismo tiempo, ha destacado la estimulación para buscar soluciones en situaciones novedosas como aspecto positivo durante la crisis. Este curso cuenta con el patrocinio de la Cátedra de Gestión e Innovación Sanitaria promovida por el Vicerrectorado de Investigación y Transferencia y la Fundación Asisa.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA EN LA CIBERSEGURIDAD

Asimismo, por otro lado, Lola Rebollo, del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), considera fundamental demostrar la colaboración público-privada con acciones, proyectos y compromisos. Un ejemplo de éxito, en su opinión, es el Foro Nacional de Ciberseguridad, donde distintos grupos de trabajo han puesto de manifiesto esta colaboración en la protección, no sólo de la industria sino también de los ciudadanos y de la administración pública.

En esta línea, Rebollo ha alabado el lanzamiento de un programa innovador y pionero a nivel europeo de compra innovadora dotado con 224 millones de euros, que pretende "dinamizar al ecosistema investigador" dando soluciones a los retos que tiene la administración pública, los sectores estratégicos y las infraestructuras criticas de España. "Nos va a posicionar como nodo internacional en la ciberseguridad", ha puntualizado.

Sobre el posicionamiento de España a nivel mundial en ciberseguridad, ha hecho referencia al Global Cybersecurity Index de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) publicado el pasado 30 de junio, en el que se ha pasado del séptimo país más ciberseguro del mundo en 2018 al cuarto puesto en 2020.

No obstante, la experta ha indicado que podemos estar entre los tres mejores países y ha enumerado los aspectos a mejorar como la colaboración público-privada y el apoyo a sistemas de innovación y desarrollo para trasladar a la industria lo que se realiza en los centros tecnológicos, "altamente competitivos a nivel europeo".

Asimismo, durante su participación en el Curso de Verano de la Universidad de Málaga 'Protección de Infraestructuras Inteligentes en la Industria 4.0', Mar López, del Departamento de Seguridad Nacional (DSN), ha afirmado que la pandemia ha explosionado la tecnología y la industria ha acelerado su transformación digital.

Aunque considera que esta rapidez ha conllevado que no se hayan tomado las medidas de seguridad necesarias a aplicar "a la par de los procesos productivos o de negocio".

Respecto a la industria, López ha indicado que juega un papel predominante en la Estrategia de Seguridad Nacional, especialmente las pymes, las micropymes y los autónomos; y ha apelado a la colaboración público-privada como en la creación del Foro Nacional de Ciberseguridad, donde se integran las principales asociaciones empresariales, expertos y medios de comunicación para apoyar el impulso de la industria de ciberseguridad a nivel nacional.

Asimismo, la experta ha enfatizado el auge de la cultura de ciberseguridad como la sociedad civil está concienciada ante esta amenaza considerada de máxima importancia a nivel global.