Publicado 23/05/2022 14:56

Experto afirma que el estado de los dientes es clave para diagnosticar la enfermedad celiaca

Archivo - Hombre comiendo zanahoria, morder, dientes
Archivo - Hombre comiendo zanahoria, morder, dientes - PEOPLEIMAGES7 ISTOCK - Archivo

   MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

   El director de Iván Malagón Clinic, Iván Malagón, ha asegurado que el estado de los dientes es clave para el diagnóstico, "ya que la mitad de los pacientes celiacos tienen alteraciones dentales" y ha lamentado que, al no conocer este síntoma, "son muchos lo pacientes que se quedan sin diagnosticar".

   "Esta enfermedad está muy infradiagnosticada, sólo se da en una de cada 100 personas y en realidad afecta a una de cada diez. En la celiaquía es muy importante poner todas las piezas en orden para ver claro el diagnóstico", ha asegurado.

   Las alteraciones dentales, según el experto, se dan casi en la mitad de los pacientes celiacos. En la niñez se pueden empezar a vislumbrar indicios de que se es celíaco. "Los defectos en el esmalte es uno de los primeros síntomas que aparecen en niños. Si suele tener muchas caries (pese a llevar una higiene normal), si se nota cierta decoloración en el esmalte (como manchas blancas amarillas o marrones) y si se fractura habitualmente los dientes o se notan astillados, probablemente se debe a que su esmalte dental es deficiente", ha alertado.

   En este sentido, ha afirmado que los pequeños intolerantes al gluten no absorben bien todos los nutrientes necesarios y eso se refleja en la boca. "Si la enfermedad se desarrolla en la etapa adulta, con todos los dientes y muelas ya formados. La decoloración de los dientes no es tan característica por esa falta de nutrientes al formarse las piezas dentales, pero sí que se apreciará una mayor predisposición a las caries y problemas de encías. Las llagas y la lengua inflamada, también son otros de los síntomas que se pueden experimentar tanto siendo niño como en la etapa adulta", ha señalado.

   Otros signos que ha destacado Malagón de la enfermedad, son anemia, infertilidad, síntomas en la piel, aumento de las transaminasas, migrañas o alteraciones neurológicas.

   Así pues, el doctor ha recomendado que, en primer lugar, se deben realizar pruebas para comprobar si se es alérgico al gluten o intolerante. Una vez diagnosticada la fuente de los problemas, la solución es seguir una dieta libre de gluten. "En el caso de que se haya diagnosticado por las anomalías orales, será necesario también solucionar los problemas que se hayan causado (caries, dientes astillados, etc)", ha sentenciado.