Publicado 03/11/2021 11:39CET

Experto afirma que casi el 50% de personas con enfermedad de tiroides sufren sus síntomas sin estar diagnosticados

El doctor Palomares realiza un reconocimiento de un paciente en consulta.
El doctor Palomares realiza un reconocimiento de un paciente en consulta. - HOSPITAL QUIRÓNSALUD

CÓRDOBA, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Casi el 50 por ciento de las personas que tienen alguna enfermedad de tiroides sufren sus síntomas sin estar diagnosticados, según ha indicado el jefe de servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Quirónsalud Córdoba, Rafael Palomares, quien ha añadido que los trastornos de tiroides son bastante frecuentes, afectando al diez por ciento de la población española.

Según ha indicado la institución hospitalaria en una nota, Palomares ha explicado que el tiroides es una glándula en forma de mariposa, que se localiza en la parte anterior del cuello y que produce unas hormonas que están involucradas en el crecimiento, en el mantenimiento de la mayor parte de las funciones de nuestro organismo y en la regulación del metabolismo.

Las enfermedades de esta glándula pueden causar una amplia gama de problemas relacionados con el peso y estado de ánimo, entre otros, aunque los síntomas son muy variados y pueden aparecer en otras patologías.

Los trastornos de tiroides afectan en su mayoría a mujeres mayores de 50 años, a personas con antecedentes familiares de estas patologías y también a embarazadas. Durante la gestación, existe una importante sobrecarga de trabajo para el tiroides, ha señalado el doctor, al necesitar aumentar su producción alrededor de un 50 por ciento, por lo que hasta un 25 por ciento de mujeres embarazadas puede presentar alguna alteración en el funcionamiento del tiroides y se recomienda valorar su función en todas las gestantes en el primer trimestre.

Las enfermedades más comunes de la función del tiroides son el hipotiroidismo (déficit de producción de hormonas) e hipertiroidismo (exceso de producción), que se diagnostican habitualmente mediante análisis de sangre. Estas alteraciones son especialmente importantes de diagnosticar en el embarazo para evitar problemas tanto en la madre como en el bebé.

Palomares ha señalado que también la glándula tiroidea puede verse afectada por la presencia de bocio (aumento de tamaño), tumoraciones o nódulos benignos, que son muy comunes, afectando a entre el cuatro y el ocho por ciento de la población, y tumoraciones malignas o cáncer de tiroides, que suele ser asintomático y mucho menos frecuente que los nódulos benignos.

El papel del endocrinólogo es clave para el estudio de dichos nódulos, para ello dispone de pruebas diagnósticas como la ecografía tiroidea, que se realiza en el servicio de Diagnóstico por la Imagen, y la gammagrafía tiroidea, en el servicio de Medicina Nuclear. En ocasiones puede ser necesario realizar una punción aspirativa para su análisis, que hace Anatomía Patológica.

ABORDAJE MULTIDISCIPLINAR

El Hospital Quirónsalud Córdoba es el único centro privado de la provincia cordobesa que dispone de todos los medios diagnósticos y terapéuticos de toda la patología tiroidea, que precisa un abordaje multidisciplinar por diferentes especialidades implicadas como Endocrinología, Laboratorio, Diagnóstico por la Imagen, Medicina Nuclear, Anatomía Patológica y Cirugía General.

Palomares ha expresado que para los trastornos de la función tiroidea generalmente se utilizan fármacos y controles periódicos con el endocrinólogo para ajustar la dosis según las pruebas de laboratorio.

En caso de alteraciones tumorales que lo precisen, cirujanos especializados extirpan la glándula y también pueden practicarse tratamientos con yodo radiactivo en algunos casos de hipertiroidismo y cáncer de tiroides. En general, los nódulos tiroideos benignos no requieren cirugía pero sí vigilar los posibles cambios en su tamaño o características mediante la ecografía tiroidea.

Contador