Experto advierte de que la "fiebre" por el deporte está "disparando" las lesiones en los tendones

Tendón de aquiles
GETTY// WAVEBREAKMEDIA LTD - Archivo
Publicado 17/05/2019 13:45:33CET

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

La "fiebre" por el deporte está "disparando" la incidencia de lesiones en los tendones de las distintas articulaciones, principalmente en el supraespinoso del hombro, el epicondíleo del codo, el rotuliano de la rodilla y el de Aquiles del tobillo, según ha advertido ha advertido el doctor Fernando Jiménez Díaz, especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte, en el XXVI Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, celebrado en Santiago de Compostela.

En el ámbito laboral, los problemas tendinosos representan entre el 15 y el 30 por ciento de la patología mientras que, en la población deportista, la incidencia publicada puede llegar hasta el 50 por ciento en lesiones como la epicondilitis del codo los tenistas, ha destacado el miembro del Grupo de Medicina Deportiva de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), encargada de organizar el congreso.

El doctor ha advertido de que la práctica deportiva implica la realización de ejercicios repetidos que "facilitan la degeneración tendinosa por uso o sobreuso de estas estructuras". "Es un mecanismo similar al que provoca las lesiones en el ambiente laboral, es decir, personas que repiten de forma reiterada movimientos que facilitan la sobrecarga y el daño en el tejido tendinoso", comenta.

La tendinopatía aparece en todos aquellos casos en los que el tendón sufre un proceso degenerativo que se manifiesta con la aparición de dolor, especialmente durante el movimiento de las articulaciones, además de cierto grado de engrosamiento. "Este proceso degenerativo, que afecta a las fibras del tendón, suele tener carácter reversible, cuando se realiza reposo asociado a tratamientos que facilitan la regeneración de las fibras del tendón", puntualiza Jiménez.

En base a esta situación, el experto recomienda a los pacientes con este tipo de lesiones la aplicación de hielo, por ejemplo 5-10 minutos, de 2 a 3 veces al día sobre el tendón afectado, lo que "podría ayudar a aliviar el dolor y la tumefacción". "El reposo es un aliado necesario y en general, no se recomienda el uso prolongado de fármacos antiinflamatorios en estos procesos", apostilla.

Contador