Publicado 16/03/2022 11:19

Un experto aconseja evitar el ejercicio físico al aire libre durante los días de calima

El jefe del Servicio de Neumología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Luis Manuel Entrenas.
El jefe del Servicio de Neumología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Luis Manuel Entrenas. - QUIRÓNSALUD CÓRDOBA

CÓRDOBA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Servicio de Neumología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Luis Manuel Entrenas, ha advertido este miércoles de que, "durante los días con calima, es recomendable evitar la realización de ejercicio físico de moderada intensidad, así como cualquier actividad exterior, especialmente en los pacientes con patologías crónicas respiratorias.

Según ha informado Quirónsalud en una nota, el doctor Entrenas ha explicado que "la calima está constituida por polvo del desierto en suspensión y su capacidad de daño en el pulmón depende de su densidad. Los seres humanos necesitamos respirar de manera continua, por lo que todo lo que haya en la atmósfera va a entrar en contacto con nuestro medio interno". Así, las patologías respiratorias crónicas, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) son susceptibles de agravarse con la calima.

El especialista ha destacado que el hecho de que la calima que está afectando a España estos días esté acompañada de lluvia "hace que se vaya limpiando la atmósfera, como se observa en los coches, donde se va depositando el polvo". De manera que, "si está lloviendo continuamente va a ser beneficioso, pero en los intervalos sin lluvia, la alta densidad de la calima va a hacer que suban pronto los niveles de polvo en suspensión".

Además, la temperatura es más baja que cuando se produce calima en los días de verano, de modo que, "al ser más baja, no se genera ozono en la superficie y esto, en cierto modo, mejora la calidad del aire. Para formarse ozono es necesario que haya luz y, especialmente, calor".

El doctor Entrenas ha recordado que "la calima está unida a la contaminación atmosférica, que engloba a todo el conjunto de partículas en suspensión y gases generados por las actividades industriales y los vehículos, a lo que se añade la combustión de biomasa y combustibles fósiles".

La contaminación atmosférica, según ha precisado, "está causada principalmente por las partículas resultantes de la quema de los combustibles fósiles en los motores de explosión, los elementos originados por la rodadura de los vehículos, como los derivados de la abrasión del asfalto, neumáticos y frenos".