Publicado 23/11/2020 11:47CET

Experta señala que la obesidad se desarrolla por estilos de vida pese a tener una base genética predispuesta

Persona con obesidad
Persona con obesidad - HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL - Archivo

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

La doctora Susana Monereo, secretaria general de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y perteneciente a la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ruber Internacional, ha resaltado que la obesidad surge como una interacción entre la genética y el medioambiente.

"Aunque exista una base genética que favorezca engordar, la interacción con el medioambiente es lo que determinará su desarrollo. Nacer de padres obesos es genético, pero no que tengas acceso a comida a todas horas o que vivas en un sitio donde no puedas ir andando a ningún lado. Por otro lado, es muy estigmatizante y difícil de tratar. "La simpleza de decir que basta con comer menos y hacer ejercicio conduce al fracaso. El paciente con obesidad tiene muchos fracasos a sus espaldas, lo ha intentado sin éxito muchas veces", ha recalcado la doctora.

La obesidad es mucho más que tener unos kilos de más. El exceso de peso desgasta las articulaciones y el corazón. Está detrás del origen de muchas enfermedades, como la diabetes o diversos tipos de cáncer. E incluso representa el factor de riesgo más importante a la hora de desarrollar las formas más graves de COVID-19, solo por detrás de la edad.

Como si esto no fuese suficiente, esta experta destaca que se disponen de muy pocas opciones de tratamiento. Según señala Susana Monereo, "es la enfermedad que tiene menos fármacos autorizados (tiene tres en España)". Por último, la obesidad es una enfermedad que causa otras enfermedades. De acuerdo con la endocrina, "hay descritas casi 200 patologías asociadas a la obesidad". "La mayoría de los pacientes tienen complicaciones, como problemas de rodillas, de corazón, de tensión alta, etc.", ha añadido.

De acuerdo con Susana Monereo, en general, los pacientes acuden a consulta con la obesidad arrastrada desde la niñez y adolescencia. También se desencadena de forma distinta entre hombres y mujeres. Según informa la doctora, "en las mujeres se relaciona más con cambios hormonales y emocionales, como la ansiedad o la menopausia". "En los hombres tiene que ver más con cambios en el estilo de vida", ha puntualizado.