Actualizado 21/09/2010 16:45 CET

Experta dice que la atención y la improvisación son dos conceptos vitales en una sesión de musicoterapia

CARMONA (SEVILLA), 21 EUROPA PRESS

La psiquiatra y monitora de Musicoterapia Raquel Costa ha asegurado que los conceptos de atención e improvisación "son muy importantes en un sesión de Musicoterapia" porque a través de ellos "el paciente se siente capaz de emprender una función que antes ni siquiera pensaba que podría realizarla".

Costa, que ha participado este martes en el taller 'Escucha y juegos musicales' que pertenece al curso 'Introducción a la Musicoterapia aplicada', que la Universidad Pablo de Olavide (UPO) ofrece durante esta semana en la casa palacio de Los Briones en Carmona (Sevilla), ha informado a Europa Press de que en una sesión de juegos musicales "el paciente se atreve a hacer diferentes cosas", tales como, cantar, bailar, y tocar instrumentos.

Los pacientes que acuden a este taller realizan una serie de juegos típicos, entre ellos una oca especial, en la que el tablero está formado por una serie de acciones que los grupos de pacientes deben realizar. 'En cada casilla escribimos una acción diferente, puede ser cantar una canción, hacer una coreografía, o tocar un piano", explica la psiquiatra.

Con esta serie de actividades, los pacientes se van relacionando con los que forman el grupo. Pero la relación no acaba aquí, ya que según Costa, "a medida que el juego va avanzando, los pacientes van cambiando de grupo", de tal forma que un paciente puede llegar a relacionarse con muchos más, cumpliendo así, "con el objetivo principal".

Ha destacado también que en un taller de Musicoterapia se parte de "la dificultad que un paciente representa para establecer una relación con los demás, y su tendencia al aislamiento". Así pues, el objetivo fundamental que persiguen los musicoterapeutas es "el acercamiento a través de sonidos y la sensorialidad", señala.

Por ello, en cualquier momento de la sesión, el musicoterapeuta puede intervenir, interrumpiendo así la actividad que desempeñan los grupos, para provocar alguna "sensación especial en el paciente. De esta forma, podemos saber si ellos son capaces de seguir con su actividad, con la misma capacidad de concentración que lo hacían anteriormente", ha explicado la psiquiatra.

Finalmente, Costa ha asegurado que para ir a cualquier gabinete especializado en Musicoterapia, el paciente tiene que rellenar previamente una ficha, a través de la cual, "nosotros conoceremos qué estado presenta", para aplicar la sesión correspondiente.