Evidencian la relación entre síndrome metabólico y enfermedad tromboebólica venosa asociada a cáncer

Actualizado 07/03/2013 17:51:48 CET

SEVILLA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Especialistas del Hospital Virgen del Rocío y del Instituto de Biomedicina de Sevilla presentarán en el 39 Congreso de Neumosur, que se celebrará en Badajoz, los resultados de una investigación que ha logrado establecer la relación entre síndrome metabólico (SM) y enfermedad tromboembólica venosa (ETV) asociada a cáncer, al evidenciar una alta prevalencia de SM entre los pacientes con ETV vinculada a neoplasia.

El síndrome metabólico (SM) se define como un grupo de factores de riesgo interrelacionados que identifican a personas con un riesgo de enfermedad cardiovascular aumentado. Por su parte, la enfermedad tromboembólica venosa (ETV) incluye la trombosis venosa profunda (TVP) y el tromboembolismo pulmonar (TEP) y es una causa importante de morbilidad y de mortalidad hospitalaria, además de un gran problema de salud pública, al afectar a millones de personas al mundo.

Las causas de ETV pueden ser variadas, aproximadamente entre un 20-30 por ciento de los pacientes está asociada al cáncer; en otros casos la causa es desconocida, denominándosele idiopática.

Hasta ahora, algunos estudios previos habían sugerido una asociación entre síndrome metabólico enfermedad tromboembólica venosa. Sin embargo, estos estudios se habían basado sobre todo en pacientes con ETV idiopática, sin comparar resultados con pacientes con ETV neoplásica, y ninguno de ellos había evaluado tampoco el SM como factor predictivo en la evolución de la ETV.

El estudio realizado en Sevilla se adentra por primera vez en ese campo de investigación, estudiando para ello a 133 pacientes con ETV, de los cuales 97 presentaba trombosis venosa profunda, 19 embolia de pulmón y 17 ambas patologías, siendo la ETV idiopática en 106 pacientes y secundarios a neoplasia en 27.

La investigación arrojó que la prevalencia del SM en estos pacientes fue del 47 por ciento, sin evidenciar diferencias significativas entre ambos grupos (45,5% en idiopáticos y 50% en neoplásicos. Además, mostró que el SM no se asoció con ningún evento de mal pronóstico ni con un conjunto de todos ellos.