Un estudio vincula el nivel de afecto, comunicación y control en la crianza con la predisposición a las adicciones

Investigadores del estudio
Investigadores del estudio - CEU
Publicado: miércoles, 29 mayo 2024 10:40

VALÈNCIA, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio vincula el nivel de afecto, comunicación y control en la crianza con la predisposición a las adicciones entre los adolescentes de forma los hijos de familias con menor estructura y mayor indiferencia por parte de los progenitores presentan más riesgo de desarrollar adicciones.

Así, se desprende de la investigación, realizada por la Universidad CEU Cardenal Herrera (CEU UCH) y el Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón, ha evaluado la relación entre los rasgos de personalidad de los adolescentes y los estilos de crianza con el riesgo de desarrollar adicción a sustancias. Para ello, se han estudiado a 397 adolescentes de 3º y 4º de la ESO de cinco institutos de la provincia de Castellón y sus resultados acaban de ser publicados en la revista científica internacional Brain Sciences.

Al respecto, el investigador en formación de la Escuela Internacional de Doctorado CEU (CEINDO), Francesc Rodríguez Ruiz, explica que han detectado una relación directa entre ciertos rasgos de personalidad y el riesgo de abuso de sustancias a edades tempranas. Así, los adolescentes que no desarrollan adicciones presentaron puntuaciones más altas en responsabilidad, extraversión y amabilidad, y puntaciones más bajas en inestabilidad emocional.

Las psiquiatras del área de salud mental infanto-juvenil del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón, Irene Escamilla y Nerea Juan, autoras principales del artículo, destacan la importancia del papel de la familia en el desarrollo de trastornos mentales. Escamilla señala que los estilos de crianza también son "decisivos" en el consumo de sustancias ya que los adolescentes de familias con menor estructura y mayor indiferencia por parte de los progenitores presentan más riesgo de desarrollar adicciones.

Por su parte, la psiquiatra Nerea Juan indica que "los resultados del estudio muestran como factor protector de los trastornos por consumo de sustancias las crianzas que transmiten más afecto y mantienen una comunicación constante con los adolescentes".

PREVENCIÓN, MEJOR ANTES DE LOS 13 AÑOS

Los hallazgos del estudio indican también que el paso del uso a la adicción de sustancias ya se ha producido entre los 13 y los 14 años, por lo que "la prevención debe realizarse antes de estas edades, mediante intervenciones especializadas sobre familiares o cuidadores de adolescentes con problemas de carácter", asegura el profesor de la CEU UCH Gonzalo Haro, director de la tesis doctoral de Francesc Rodríguez y psiquiatra del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón.

La investigación ha revelado, además, diferencias según el tipo de adicción en la influencia de la interacción entre la personalidad de los adolescentes y el estilo de crianza de sus familias en el desarrollo de adicciones. En el caso de la adicción a sustancias, la personalidad del adolescente está más alterada, mientras que en la adicción a los videojuegos, la estructura o indiferencia familiar pierde importancia frente al afecto y la comunicación.

El estudio, publicado en Brain Sciences, ha sido desarrollado por investigadores de la Universidad CEU Cardenal Herrera (CEU UCH) de Castellón y del Área de Salud Mental del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón.

En la investigación han participado también Ana Benito, psicóloga clínica del Hospital General Universitario de Valencia, y Francisca Castellano, profesora del Departamento de Ciencias de la Educación de la CEU UCH de Castellón, todos ellos miembros del Grupo de investigación en salud mental y adicciones TXP. El estudio ha sido financiado por la CEU UCH y por la Fundación de Investigación del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón.

Contador