Publicado 16/06/2021 14:57CET

Un estudio revela una posible nueva vía para permitir el tratamiento dirigido de tumores cerebrales

El anticuerpo DX1 actúa mediante un mecanismo único para atravesar la barrera hematoencefálica y eliminar las células cancerosas del cerebro y las metástasis, reduciendo el tamaño del tumor y aumentando la supervivencia.
El anticuerpo DX1 actúa mediante un mecanismo único para atravesar la barrera hematoencefálica y eliminar las células cancerosas del cerebro y las metástasis, reduciendo el tamaño del tumor y aumentando la supervivencia. - YALE CANCER CENTER

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio dirigido por el Centro Oncológico de la Universidad de Yale (Estados Unidos) ha demostrado que el transportador de nucleósidos ENT2 puede ofrecer una vía inesperada para sortear la barrera hematoencefálica (BHE) y permitir el tratamiento dirigido de los tumores cerebrales con un autoanticuerpo anti-ADN que penetra en las células.

"Estos resultados son muy alentadores, ya que la BHE impide que la mayoría de los anticuerpos penetren en el sistema nervioso central y limita los enfoques convencionales basados en anticuerpos para los tumores cerebrales", explica James E. Hansen, autor correspondiente del estudio, que se ha publicado en la revista 'Journal of Clinical Investigation Insight'.

El deoxymab-1 (DX1) es un autoanticuerpo inusual que penetra en las células vivas, inhibe la reparación del ADN y es sintéticamente letal para las células cancerosas con defectos en la respuesta al daño del ADN (DDR).

Los investigadores han descubierto ahora que el transportador ENT2 facilita la penetración en las células endoteliales del cerebro y el transporte por la BHE de DX1. En estudios de eficacia en modelos de ratones, DX1 atravesó la BHE para suprimir las metástasis cerebrales del glioblastoma ortotópico y del cáncer de mama.

"Nuestros datos demuestran la capacidad de DX1 para atravesar la BHE y suprimir los tumores cerebrales en múltiples modelos, y estamos particularmente impresionados de que DX1 haya sido capaz de producir estos resultados como agente único en estos modelos tumorales difíciles de tratar", apunta Jiangbing Zhou, coautor del estudio.

"Creemos que el mecanismo vinculado a ENT2 que transporta DX1 a través de la BHE y hacia los tumores tiene potencial para contribuir a múltiples estrategias nuevas en la terapia de tumores cerebrales. Además de establecer una prueba de concepto para el uso de DX1 como agente único en modelos de tumores cerebrales, ahora también reconocemos el potencial de DX1 para dirigir moléculas de carga vinculadas a los tumores cerebrales o para ser útil como plataforma para diseñar anticuerpos adicionales dirigidos a los tumores cerebrales, incluyendo anticuerpos biespecíficos basados en DX1", remacha Hansen.