Publicado 04/03/2022 17:23

Un estudio revela cómo las lesiones hepáticas crónicas provocan la pérdida de masa ósea

Archivo - Hígado graso, mujer, dolor.
Archivo - Hígado graso, mujer, dolor. - THARAKORN/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigación dirigido por el profesor Chen Di, del Instituto de Tecnología Avanzada de Shenzhen de la Academia China de Ciencias, ha revelado los mecanismos moleculares que subyacen a la pérdida ósea causada por la lesión hepática crónica.

La osteodistrofia hepática (HOD, por sus siglas en inglés) es un tipo de enfermedad ósea metabólica que se produce en pacientes con trastornos hepáticos crónicos. Se manifiesta principalmente como pérdida de hueso, reducción de la densidad ósea y destrucción de la estructura ósea.

Como centro metabólico del cuerpo, el hígado desempeña un papel importante en el mantenimiento de la homeostasis de los tejidos y un gran número de citoquinas hepáticas regulan los órganos periféricos, incluidos los huesos, a través del sistema circulatorio.

Esta regulación mutua entre el hígado y el hueso se denomina eje hígado-hueso. Los estímulos externos, como los virus, el alcohol y las drogas, pueden causar daños crónicos en el hígado, que posteriormente afectan al metabolismo óseo a través del eje hígado-hueso, lo que provoca un mayor riesgo de osteoporosis y fracturas frágiles.

Las fracturas causadas por la enfermedad HOD dificultan la reconstrucción ósea y afectan gravemente al pronóstico de la enfermedad y a la calidad de vida de los pacientes con HOD. Por ello, es importante dilucidar los mecanismos de la HOD.

En los pacientes con HOD y en los modelos de ratón de HOD, el equipo de investigación encontró una alta expresión de PP2Aca. "La eliminación condicional de PP2Aca en el hígado de los ratones con HOD ayuda a la recuperación de la función hepática y alivia la pérdida de hueso", explica Chen, cuyo trabajo se ha publicado en la revista científica 'Cell Metabolism'.

Mediante el análisis proteómico, el equipo de investigación examinó e identificó el factor hepático LCAT, regulador del eje hígado-hueso. Como enzima de transferencia de colesterol, la LCAT es capaz de transferir el colesterol de los tejidos periféricos al hígado, un proceso conocido como transporte inverso de colesterol (RCT).

"La LCAT interviene en el metabolismo óseo manteniendo los niveles adecuados de colesterol intracelular y mejora la función hepática invirtiendo el transporte de colesterol de los tejidos óseos al hígado", ha señalado el doctor Lu Ke, primer autor del estudio.

El RCT desempeña un papel importante en el mantenimiento de la homeostasis hepática y ósea. Unos niveles adecuados de colesterol intracelular pueden promover la función de los osteoblastos e inhibir su diferenciación.

En pacientes con HOD y en modelos de ratón de HOD, los investigadores descubrieron que la PP2Aca regulaba a la baja la expresión de la LCAT en la HOD.

Este estudio demuestra que el desequilibrio del eje hígado-hueso acelera la progresión de la HOD causada por una lesión hepática crónica. También proporciona un objetivo potencial para el desarrollo de fármacos terapéuticos para tratar la enfermedad ósea hepática.