Publicado 03/03/2021 17:27CET

Un estudio revela características inmunitarias distintas en adultos y niños con COVID-19

Archivo - Vacuna de COVID-19 a un niño.
Archivo - Vacuna de COVID-19 a un niño. - FAMVELD/ISTOCK - Archivo

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio de pacientes con síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C), una complicación rara pero grave de la COVID-19 en niños, revela características inmunitarias distintas de la COVID-19 que no se observan en los adultos y que pueden dar pistas a los científicos sobre por qué la infección por SARS-CoV-2 se manifiesta de forma diferente en los niños que en los adultos.

Sus resultados, publicados en la revista 'Science Immunology', muestran que, aunque el panorama inmunitario de la COVID-19 pediátrica era similar al de los adultos, los pacientes con MIS-C presentaban de forma exclusiva una mayor activación de un subconjunto de células T asesinas CD8+ que patrullan los vasos sanguíneos, y todos albergaban mayores frecuencias de células B durante un periodo de tiempo más prolongado que el observado en los adultos sanos.

El síndrome inflamatorio multisistémico en niños se caracteriza por una inflamación generalizada, una serie de síntomas que van desde la fiebre hasta los vómitos, y un flujo sanguíneo insuficiente en todo el cuerpo que puede conducir a un shock.

Para conocer las características inmunológicas del SMI-C, los investigadores analizaron las respuestas inmunológicas en la sangre de 30 pacientes pediátricos hospitalizados infectados por el SARS-CoV-2, 14 de los cuales fueron diagnosticados con MIS-C. Compararon los resultados de este análisis con muestras de pacientes adultos con COVID-19, adultos recuperados de COVID-19 y adultos sanos.

Mientras que los pacientes con MIS-C mostraban patrones de disminución del recuento y la activación de células T similares a los de los adultos con COVID-19 grave, también mostraban una fuerte activación de un subconjunto de células T asesinas que patrullan e interactúan con la vasculatura para controlar la persistencia viral. Esta característica no se observó ni en los adultos ni en los pacientes pediátricos con COVID-19 que no son MIS-C.

Además, mientras que los niños con síndrome de dificultad respiratoria aguda provocado por COVID-19 presentaban una activación inmunitaria sostenida, la activación inmunitaria general en los pacientes con MIS-C disminuía con el tiempo, paralelamente a la mejora clínica.