Publicado 03/03/2022 07:40

Un estudio recomienda dosis adicionales de la vacuna para pacientes inmunodeprimidos

Archivo - Vacuna
Archivo - Vacuna - FOREMNIAKOWSKI / ISTOCK - Archivo

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación recomienda dosis adicionales de la vacuna contra el COVID-19 para los pacientes inmunodeprimidos, especialmente para los receptores de trasplantes de órganos, que son los menos capaces de producir anticuerpos para combatir el coronavirus, según publican los expertos en 'The BMJ'.

Los resultados refuerzan la importancia de las dosis adicionales de la vacuna contra el covid-19 para proteger a las personas con un sistema inmunitario debilitado, añaden los investigadores, dirigidos por Raghav Sundar, del Departamento de Medicina en Escuela de Medicina Yong Loo Lin de Universidad Nacional de Singapur.

Ya se sabe que, tras la vacunación, las personas con un sistema inmunitario debilitado (inmunocomprometido) son menos capaces de fabricar anticuerpos para luchar contra los virus, como el de la gripe, que las personas con un sistema inmunitario sano (inmunocompetente). Pero se sabe menos sobre la respuesta a las vacunas de covid-19, en particular las de ARNm.

El proceso de producción de anticuerpos tras la infección o la vacunación, que prepara al sistema inmunitario para combatir un virus específico, se denomina seroconversión.

Para abordar esta carencia de conocimientos, los investigadores de Singapur analizaron los resultados de 82 estudios observacionales que comparaban la eficacia de las vacunas contra el covid-19 en personas inmunodeprimidas e inmunocompetentes.

De estos estudios, 77 (94%) utilizaron vacunas de ARNm, 16 (20%) vacunas de vectores virales y 4 (5%) vacunas de virus enteros inactivados. Un total de 63 estudios fueron evaluados con bajo riesgo de sesgo y 19 con riesgo de sesgo moderado.

Después de una dosis de la vacuna covid-19, se encontró que la seroconversión se redujo entre los grupos inmunocomprometidos, excepto las personas con VIH.

Las tasas de seroconversión fueron aproximadamente la mitad de probables en pacientes con cánceres de la sangre, trastornos inflamatorios inmunomediados (por ejemplo, artritis reumatoide y psoriasis) y cánceres sólidos (tumorales) en comparación con los controles inmunocompetentes, mientras que los receptores de trasplantes de órganos tuvieron 16 veces menos probabilidades de seroconvertir.

Tras una segunda dosis, la seroconversión aumentó significativamente en los pacientes con cánceres sanguíneos, trastornos inflamatorios inmunomediados y cánceres sólidos, pero siguió siendo muy reducida en los receptores de trasplantes, y sólo un tercio logró la seroconversión.

Una revisión adicional de 11 estudios mostró que una tercera dosis de una vacuna de ARNm de covid-19 se asoció con la seroconversión entre los no respondedores a la vacuna con cánceres sólidos, cánceres de la sangre y trastornos inflamatorios inmunomediados, aunque la respuesta fue variable en los receptores de trasplantes y no se disponía de pruebas publicadas sobre la eficacia de una tercera dosis en personas con VIH.

Entre los grupos inmunocomprometidos estudiados, los niveles de anticuerpos (títulos) también fueron más bajos que en los controles inmunocompetentes.

Los investigadores afirman que sus resultados muestran que las tasas de seroconversión y los títulos de anticuerpos tras las vacunas contra el covid-19 son significativamente menores en los pacientes inmunodeprimidos, especialmente en los receptores de trasplantes de órganos.

"Deberían realizarse intervenciones específicas para los pacientes inmunocomprometidos, incluida una tercera dosis", concluyen.