Publicado 23/07/2020 16:15:18 +02:00CET

Un estudio en ratones muestra que las neuronas se remodelan dentro de la grasa corporal para quemar la grasa almacenada

Vacuna, ratón, laboratorio
Vacuna, ratón, laboratorio - GETTY - Archivo

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un estudio llevado a cabo en ratones por investigadores de la Universidad Rockefeller (Estados Unidos) ha mostrado que las neuronas se remodelan dentro de la grasa corporal para aumentar su capacidad de quemar la grasa almacenada.

Publicado en la revista 'Nature', los expertos descubrieron que la red normalmente espesa de fibras neuronales dentro del tejido adiposo se contrae en ausencia de leptina y vuelve a crecer cuando la hormona se administra como medicamento. Así, demostraron que estos cambios influyen en la capacidad de los animales para quemar la energía almacenada en la grasa.

"Si bien la arquitectura del sistema nervioso puede cambiar significativamente a medida que se desarrolla un animal joven, no esperábamos encontrar este nivel profundo de plasticidad neural en un adulto", han dicho los expertos.

Si se confirma en personas, los hallazgos podrían mejorar la investigación sobre la obesidad y las enfermedades relacionadas y, potencialmente, abrir la puerta al desarrollo de nuevos tratamientos dirigidos a las neuronas en la grasa.

Descubierta en 1994, la hormona transmite señales entre los depósitos de grasa y el cerebro, lo que permite que el sistema nervioso reduzca el apetito y aumente el gasto de energía para regular el peso corporal. Cuando los ratones están diseñados genéticamente para dejar de producir leptina, crecen tres veces más gordos que los ratones normales. Comen más, se mueven menos y no pueden sobrevivir en lo que debería ser un frío tolerable porque su cuerpo no puede utilizar adecuadamente la grasa para generar calor.

Sin embargo, cuando se suministra a estos ratones una dosis de leptina, rápidamente comienzan a comer menos y a moverse más. Además, y cuando los investigadores los trataron durante dos semanas, los animales comenzaron a descomponer la grasa blanca, que almacena las calorías no utilizadas, a niveles normales, y recuperaron la capacidad de usar otra forma de tejido graso, la grasa marrón, para generar calor.

Asimismo, utilizando una técnica de imagen desarrollada por el laboratorio de Paul Cohen de Rockefeller para visualizar los nervios dentro de la grasa, los investigadores rastrearon los efectos de la leptina en las neuronas incrustadas de grasa hasta la región del hipotálamo del cerebro.

A partir de aquí, descubrieron que el mensaje que promueve el crecimiento de la leptina viaja a través de la médula espinal hasta las neuronas grasas. "Este trabajo proporciona el primer ejemplo de cómo la leptina puede regular la presencia de neuronas en la grasa, tanto blanca como marrón", han detallado los expertos.

Contador