Un estudio sobre la proteína PKD1 en la enfermedad hepática grasa no alcohólica, recibe el premio 'Margarita Lorenzo'

La bioquímica Patricia Rada recoge el Premio “Margarita Lorenzo” en el congreso
FUNDACIÓN LILLY
Publicado 17/09/2018 11:25:41CET

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Lilly ha otorgado el premio 'Margarita Lorenzo' a la investigadora y bioquímica Patricia Rada Llano, del Instituto de Investigaciones Biomédicas 'Alberto Sols' (IIBM) & CIBERDEM, por su estudio sobre el papel de la proteína quinasa PKD1 en la progresión de la enfermedad hepática grasa no alcohólica.

"En los últimos años se ha producido un incremento alarmante a nivel mundial de la incidencia de la obesidad, así como de la diabetes mellitus tipo 2 y de la enfermedad de hígado graso no alcohólico", ha explicado Patricia Rada quien, desde su incorporación en 2015 en el laboratorio de la doctora Ángela M. Valverde, se ha centrado en la búsqueda de nuevas dianas moleculares que puedan estar implicadas en estos procesos patológicos.

Tras administrar una dieta de alto contenido en grasa durante 20 semanas a ratones modificados para no expresar PKD1 en el hígado, estos presentaron un incremento significativamente mayor en el peso corporal en comparación con los ratones del grupo control, así como un mayor grado de intolerancia a la glucosa y al piruvato, un compuesto de importancia crucial en la bioquímica, ya que es el producto final de la glucólisis, vía metabólica encargada de oxidar la glucosa con la finalidad de obtener energía.

También, mostraron una disminución significativa de la sensibilidad a la insulina y un mayor daño hepático. Por tanto, la hipótesis principal que se desprende del estudio de la investigadora Patricia Rada es que "la PKD1 podría ejercer un mecanismo protector contra la progresión de las patologías hepáticas como la resistencia a insulina y la enfermedad del hígado graso no alcohólico", según la autora.

Asimismo, estudios previos sobre la proteína quinasa PKD1 revelan su implicación en una serie importante de procesos biológicos fundamentales entre los que se encuentra la proliferación celular, la polaridad, la migración y diferenciación, el tráfico de membrana, la transmisión del dolor, la inflamación, la angiogénesis, la contractilidad cardíaca, la hipertrofia y el cáncer.

Sin embargo, su implicación en el metabolismo hepático así como en enfermedades relacionadas aún no se había estudiado. Por este motivo, el equipo de la doctora Valverde decidió analizar esta proteína en relación con las patologías hepáticas.

Actualmente, no existe tratamiento curativo para la enfermedad de hígado graso no alcohólico, sino que, como indica la investigadora del Instituto de Investigaciones Biomédicas 'Alberto Sols' (IIBM) & CIBERDEM, "las terapias actuales se basan en tratamientos de control de enfermedades asociadas como la obesidad y la diabetes, y en casos avanzados de esta enfermedad como los estadios de cirrosis y fallo hepático, la única opción es el trasplante".

Por esta razón, los resultados de este estudio podrían suponer una nueva línea de investigación para el desarrollo de nuevas terapias. "El siguiente paso se centraría en analizar el mecanismo molecular que se esconde detrás de los efectos observados y describir cómo la PKD1 puede estar regulando estos procesos", ha concluido Rada, quien asegura que este premio "ayudará a continuar en el desarrollo del proyecto".