Un estudio pretende demostrar que se puede diagnosticar la diabetes en una consulta dental

Publicado 12/11/2018 18:35:54CET

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El estudio DiabetRisk, promovido desde la Fundación SEPA y dirigido desde el Grupo de Investigación ETEP (Etiología y Tratamiento de Enfermedades Periodontales) de la Universidad Complutense, y que se realiza en la Red de Clínicas de Investigación de SEPA con el apoyo de SUNSTAR GUM, pretende evaluar, en una situación de práctica clínica real en la consulta dental, la eficacia de un protocolo de evaluación del riesgo de diabetes o prediabetes no diagnosticadas.

"Sus resultados pretenden poner de relieve el importante valor que puede tener la consulta dental no solo como centro promotor de hábitos de vida saludable en las personas con diabetes, así como en el control de su glucemia, sino que también puede colaborar en la detección precoz de casos de diabetes o prediabetes no diagnosticados", explica el presidente de la Fundación SEPA, Adrián Guerrero.

Hasta el momento, según el último análisis intermedio realizado, se ha hecho screening de 766 pacientes de 34 centros investigadores (pertenecientes a la Red de Clínicas de Investigación de SEPA) y, de ellos, 559 cumplieron los criterios de inclusión. Los pacientes que presentaron valores de hemoglobina glicosilada (HbA1c) iguales o mayores a 5,7 por ciento (característicos de prediabetes o diabetes) han sido referidos a su médico de Atención Primaria para confirmar o no el diagnóstico de prediabetes o diabetes mellitus.

"Detectar pacientes con algún trastorno del control glucémico en la clínica dental podría tener implicaciones en términos de salud pública que serían enormes. Un estudio como este puede ayudar a implantar un protocolo para la evaluación del riesgo de padecer diabetes mellitus no diagnosticada anteriormente en la mayor parte de las clínicas del país", asegura el doctor Eduardo Montero, investigador del grupo ETEP y coordinador del estudio.

David Herrera, principal investigador de DiabetRisk, señala que el estudio está superando sus expectativas, y "está siendo muy exitoso como consecuencia del alto grado de implicación de las clínicas participantes". "La evolución está siendo buena y esperamos llegar a incluir 1000 sujetos", ha añadido.

Las estimaciones sobre los beneficios teóricos que podría aportar el seguimiento de este protocolo combinado son "muy optimistas". "Simplemente si aplicando este protocolo cada dentista de España identificara un solo paciente al año que tiene diabetes y no lo sabe, la Odontología española contribuiría al diagnóstico precoz de diabetes en más de 30.000 personas cada año", cuantifica.

Desde el punto de vista sanitario y económico, esto tendría "importantes repercusiones". "El impacto que puede tener el hecho de identificar precozmente la diabetes en personas que lo desconocen y que acuden a una consulta dental por otro motivo es extraordinario. Se obtendría un efecto positivo sobre la salud y calidad de vida de estas personas, pero sería aún mayor el impacto en términos de salud pública y
costes sanitarios", afirma Montero.

El protocolo se compone de dos evaluaciones: el FindRisc y el Examen Periodontal Básico (EPB). "Son tests muy sencillos y rápidos, que permiten hacer una estimación del riesgo de sufrir diabetes y un examen rápido de salud periodontal, respectivamente", explican. "Estamos observando que, combinando ambos, puede aumentarse la capacidad de detección de riesgo de personas que tienen diabetes y todavía no lo saben", apunta la doctora Paula Matesanz, investigadora del estudio y que coordina los trabajos conjuntos del Grupo de Investigación ETEP y
la Fundación SEPA, de la que es Vocal.