Publicado 06/07/2020 17:05:30 +02:00CET

Un estudio de ONUSIDA avisa de que el mundo no va a alcanzar el objetivo de VIH fijado para 2020

Prueba VIH
Prueba VIH - OMS - Archivo

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un estudio llevado a cabo por ONUSIDA ha avisado de que el mundo no va a alcanzar el objetivo de VIH fijado para 2020 y que, incluso, los logros alcanzados se pueden estancar "si no se actúa", por lo que ha pedido a los países que redoblen sus esfuerzos para hacer llegar la terapia antirretroviral a todo el que lo necesite.

"Se han salvado millones de vidas, especialmente de las mujeres en África. El progreso realizado por muchos debe ser compartido por todas las comunidades en todos los países. El estigma, la discriminación y las desigualdades generalizadas son barreras importantes para acabar con el sida, por lo que los países deben escuchar la evidencia y cumplir con sus responsabilidades de derechos humanos", ha dicho la directora ejecutiva de ONUSIDA.

En concreto, 14 países han logrado los objetivos de tratamiento del VIH 90-90-90 (el 90% de las personas que viven con el VIH conocen su estado de VIH, de los cuales el 90% están en tratamiento antirretroviral y el 90% están virales), incluido Eswatini, que tiene uno de las tasas de prevalencia de VIH más altas del mundo, con un 27 por ciento en 2019, y que ahora ha superado los objetivos para alcanzar 95-95-95.

Además, y aunque millones de vidas y nuevas infecciones se han salvado con la ampliación de la terapia antirretroviral, la organización ha avisado de que 690.000 personas murieron por enfermedades relacionadas con el sida el año pasado y 12,6 millones de los 38 millones de personas que viven con el VIH no estaban accediendo al tratamiento que les salvó la vida.

En este sentido, ONUSIDA ha avisado de que el mundo está "muy atrasado" en la prevención de nuevas infecciones por VIH, puesto que unos 1,7 millones de personas se infectaron recientemente con el virus, más de tres veces el objetivo global. No obstante, se han producido progresos en África, seoriental y meridional, donde las nuevas infecciones por el VIH se han reducido en un 38 por ciento desde 2010.

Esto está en marcado contraste con Europa oriental y Asia central, que ha visto un aumento del 72 por ciento en las nuevas infecciones por VIH desde 2010. Las infecciones por el VIH también han aumentado en el Medio Oriente y África del Norte en un 22 por ciento, y en un 21 por ciento en América Latina.

Alrededor del 62 por ciento de las nuevas infecciones por el VIH ocurrieron entre hombres homosexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, trabajadores sexuales, personas que se inyectan drogas y presos,.

"El estigma y la discriminación, junto con otras desigualdades sociales y exclusión, están demostrando ser barreras clave. El estigma contra las personas que viven con el VIH sigue siendo común. Al menos 82 países penalizan alguna forma de transmisión, exposición o no divulgación del VIH, el trabajo sexual está criminalizado en al menos 103 países y al menos 108 países penalizan el consumo o la posesión de drogas para uso personal", han detallado desde la organización.

Las mujeres y las niñas en África subsahariana continúan siendo las más afectadas y representaron el 59 por ciento de todas las nuevas infecciones por VIH en la región en 2019, con 4.500 niñas adolescentes y mujeres jóvenes entre 15 y 24 años infectadas con VIH cada semana. Las mujeres jóvenes representaron el 24 por ciento de las nuevas infecciones por VIH en 2019, a pesar de representar solo el 10 por ciento de la población en África subsahariana.

Sin embargo, donde los servicios de VIH se proporcionan de manera integral, los niveles de transmisión del VIH se reducen significativamente. En Eswatini, Lesotho y Sudáfrica, una alta cobertura de opciones de prevención combinadas, que incluyen apoyo social y económico para mujeres jóvenes y altos niveles de cobertura de tratamiento y supresión viral para poblaciones previamente no alcanzadas, han reducido las brechas de desigualdad y han reducido la incidencia del nuevas infecciones por VIH.

IMPACTO DEL COVID-19 EN LA LUCHA CONTRA EL SIDA

Por otra parte, ONUSIDA ha avisado de que la pandemia de Covid-19 ha impactado "seriamente" la respuesta al sida y podría interrumpirla más. Una interrupción completa de seis meses en el tratamiento del VIH podría causar más de 500.000 muertes adicionales en el África subsahariana durante el próximo año (2020-2021), devolviendo a la región a los niveles de mortalidad por SIDA en 2008. Incluso una interrupción del 20 por ciento podría causar 110 000 muertes adicionales.

Para combatir las epidemias de VIH y Covid-19, ONUSIDA y sus socios están liderando un llamamiento global para una 'Vacuna Popular para Covid-19', que ha sido firmado por más de 150 líderes mundiales y expertos que exigen que todas las vacunas, tratamientos y pruebas sean libre de patentes, producido en masa y distribuido de manera justa y gratuita para todos. Finalmente, ONUSIDA ha instado a los países a aumentar las inversiones en ambas enfermedades.

Para leer más