Publicado 14/05/2021 18:20CET

Un estudio muestra que la testosterona podría proteger a los hombres de la inflamación de estómago

Archivo - Muscular Man with Arms Folded. Testosterona, hombre
Archivo - Muscular Man with Arms Folded. Testosterona, hombre - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / JOHN SHEPHERD - Archivo

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad de West Virginia (Estados Unidos) ha puesto de manifiesto, en un estudio publicado en la revista 'Gastroenterology', que la testosterona podría proteger a los hombres de la inflamación de estómago, principal responsable de la aparición de cáncer.

"El tema principal de mi laboratorio es comprender qué es lo que controla el equilibrio entre una respuesta inmunitaria protectora, que solo se dirige a la infección, y una respuesta inmunitaria patógena, que es como un niño que hace un berrinche y daña todo. Parece andrógenos puede ser realmente importante para inclinar ese equilibrio hacia una respuesta protectora", han comentado los investigadores.

El estudio también consideró los glucocorticoides, hormonas esteroides que secretan las glándulas suprarrenales. A diferencia de la testosterona, los glucocorticoides no son hormonas sexuales y su producción no difiere sustancialmente entre mujeres y hombres.

Al investigar ratones sin glucocorticoides ni testosterona, observaron que la inflamación del estómago de los machos aumentaba tanto como la de las hembras. Es más, cuando administraron testosterona a los ratones hembra, su inflamación desapareció.

"Demostramos que los andrógenos eran las hormonas que daban a los ratones machos esa doble capa de protección contra la inflamación. En las hembras, la única hormona antiinflamatoria eran los glucocorticoides. En los machos, podrían ser glucocorticoides o andrógenos. Este estudio potencialmente explica por qué las mujeres tienen una incidencia mucho mayor de enfermedades inflamatorias crónicas y autoinmunes", han detallado los expertos.

Con base en estos hallazgos de investigación, los médicos pueden considerar si la señalización disruptiva de glucocorticoides o testosterona está contribuyendo a las enfermedades inflamatorias del estómago de sus pacientes.

Para leer más