Publicado 14/06/2021 17:17CET

Un estudio identifica un compuesto bloquea el SARS-CoV-2 y protege las células pulmonares

Archivo - Esta imagen de microscopio electrónico de barrido muestra el SARS-CoV-2 (naranja), el virus que causa la COVID-19, aislado de un paciente en EE.UU. El virus emerge de la superficie de las células (gris) cultivadas en el laboratorio.
Archivo - Esta imagen de microscopio electrónico de barrido muestra el SARS-CoV-2 (naranja), el virus que causa la COVID-19, aislado de un paciente en EE.UU. El virus emerge de la superficie de las células (gris) cultivadas en el laboratorio. - NIAID - Archivo

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una investigación llevada a cabo en el Centro de Excelencia en Neurociencia de LSU Health New Orleans (Estados Unidos) ha demostrado que los elovanoides, mensajeros químicos bioactivos hechos de ácidos grasos poliinsaturados de cadena muy larga omega-3, pueden bloquear la entrada del virus que causa la COVID-19 en las células y proteger las células aéreas (alvéolos) del pulmón.

"Dado que los compuestos son protectores contra el daño en el cerebro y la retina del ojo y el virus SARS-CoV-2 daña claramente el pulmón, el experimento probó si los compuestos también protegerían el pulmón", explica el doctor Nicolás Bazán, autor principal del artículo, que se ha publicado en la revista 'Scientific Reports'.

El equipo de investigación probó los elovanoides (ELV) en el tejido pulmonar infectado de un hombre de 78 años en cultivos de placas de Petri. Descubrieron que los ELV no solo reducían la capacidad de la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 para unirse a los receptores y entrar en las células, sino que también desencadenaban la producción de proteínas protectoras y antiinflamatorias que contrarrestan el daño pulmonar.

Los científicos informan de que los ELV disminuyeron la producción de ACE2. La ACE2 es una proteína que se encuentra en la superficie de muchos tipos de células. Los receptores ACE2 actúan como cerraduras en las células, y las proteínas de espiga del SARS-CoV-2 actúan como llaves que abren las cerraduras permitiendo que el virus entre en las células para multiplicarse rápidamente. También demostraron por primera vez que las células alveolares están dotadas de vías para la biosíntesis de los VEB.

"Dado que el SARS-CoV-2 afecta a la mucosa nasal, el tracto gastrointestinal, el ojo y el sistema nervioso, descubrir el potencial protector de los VEB amplía el alcance de nuestras observaciones más allá del pulmón. Nuestros resultados proporcionan una base para las intervenciones destinadas a modificar el riesgo de enfermedad, la progresión y la protección del pulmón frente a la COVID-19 u otras patologías (incluidos algunos tipos de neumonía)", remacha el doctor Bazán.