Publicado 17/02/2022 11:08

El estudio HOPE concluye la fase de reclutamiento y ya tiene analizado la biología tumoral del 54% de las pacientes

Archivo - Cáncer de mama
Archivo - Cáncer de mama - LOVELYDAY12/ ISTOCK - Archivo

MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El estudio HOPE, impulsado por SOLTI y dirigido a las pacientes con cáncer de mama metastásico de España, ha conseguido completar la fase de reclutamiento en 16 meses, dos años antes de lo estimado, y ya ha logrado analizar la biología tumoral del 54,34 por ciento de las pacientes.

En total, el estudio cuenta con 600 pacientes, de las cuales ya se han analizado información genética de 326 y de ellas, 177 ya han recibido un informe que valora la idoneidad de una terapia dirigida.

"A diferencia de los estudios clínicos convencionales, el rol activo de las pacientes es un elemento clave de HOPE: han podido presentarse candidatas al estudio por sí mismas y, una vez incluidas y con el estudio molecular individual y recomendación personalizada de tratamiento hechas, ahora enfrentamos la fase de seguimiento en la que la implicación de cada paciente será determinante para la obtención de los resultados", ha comentado el director científico de SOLTI, Tomás Pascual.

Esto, añade, permitirá comprobar si, pese a que la enfermedad metastásica es todavía incurable, "gracias a la oncología de precisión hay pacientes que pueden vivir más y mejor". A través de una aplicación móvil que pone en marcha un recorrido individual para la caracterización molecular e integración de datos clínicos, HOPE facilita la inclusión de pacientes de cáncer de mama metastásico.

Una vez incluidas en HOPE las pacientes con cáncer de mama metastásico se someten a una primera fase de secuenciación: además de la biopsia sólida del tumor, en el momento de progresión de la enfermedad se les hace una biopsia líquida -extracción de sangre- que permite analizar ADN de tumor circulante para detectar posibles mutaciones.

Además, el estudio permitirá crear una base de datos única, siempre anonimizada. Toda la información obtenida de la secuenciación de las muestras junto con la información clínica y de calidad de vida proporcionada por la misma paciente a través de la aplicación, constituye una fuente inestimable y de alto valor. Con ella, los investigadores podrán realizar análisis estadísticos, conocer mejor la biología de esta enfermedad y plantear nuevas propuestas de investigación para el cáncer de mama metastásico.

Más información