Publicado 16/01/2020 12:48CET

El estudio FACEHBI, de la relación entre quejas de memoria y el riesgo de desarrollar Alzheimer, se amplía tres años

Manos de una anciana
Manos de una anciana - SABINE VAN ERP/ PIXABAY - Archivo

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fundación ACE renovará tres años más el estudio 'Fundación ACE Healthy Brain Initivative' (FACEHBI), una investigación que busca determinar la relación de las quejas subjetivas de memoria como factor de riesgo en la enfermedad de Alzheimer, por lo que finalmente tendrá una duración de ocho años.

Con esta ampliación, el estudio, que se puso en marcha en el 2014 y que lleva a cabo un seguimiento médico exhaustivo a 200 voluntarios sanos, se convierte en uno de los más completos que se han realizado de estas características hasta hoy.

El proyecto FACEHBI parte de la base de que algunas personas, aun obteniendo resultados estándares en las pruebas médicas, perciben algún tipo de pérdida de memoria, lo que clínicamente se llama 'quejas subjetivas de memoria'. Según un estudio previo realizado por científicos alemanes, estas personas tienen más riesgo de desarrollar demencia en un período breve de tiempo.

Sin embargo, desde Fundación ACE insisten en que no todas las personas que tienen Alzheimer son capaces de detectarlo con anterioridad, ni todas las personas que se quejan de pérdida de memoria acaban desarrollando una enfermedad. De hecho, el estrés, la ansiedad o la depresión son algunas de las causas que pueden ocasionar pérdidas de memoria que no van ligadas necesariamente a una demencia.

Así, el estudio, que se enmarca en la Unidad de Prevención y Diagnóstico Precoz de la entidad, ha conseguido establecer un sistema predictivo para determinar el riesgo de desarrollar patologías relacionadas con la demencia como la Enfermedad de Alzheimer, vascular, psicoafectiva u otras enfermedades degenerativas como la demencia con cuerpos de Lewy.

200 VOLUNTARIOS

En este sentido, los 200 participantes de FACEHBI realizan cada año pruebas médicas muy exhaustivas que incluyen una exploración neurológica y neuropsicológica, una resonancia magnética y un ensayo de biomarcadores en sangre.

Así, a estas pruebas se añaden biomarcadores ya reconocidos que detectan la proteína amiloide como el PET o el análisis de la proteína Tau, entre otros. Por otro lado, otra nueva línea de investigación que se ha iniciado en los últimos años es la relacionada con la flora bacteriana intestinal y su influencia en la neurodegeneración.

La cofundadora y directora médica de la Fundación, Mercè Boada, ha expresado su agradecimiento a las personas voluntarias que se involucran en estas pruebas y que les ceden sus datos, con los que pueden "avanzar en la detección precoz de la demencia". "Siempre hemos creído que la participación ciudadana será capital en la lucha contra la demencia y este estudio lo ha demostrado", ha apostillado.

El compromiso de estos voluntarios que desde hace cinco años participan en el estudio se renueva, de esta manera, para los próximos tres años, contribuyendo a consolidar esta línea de investigación que,
según Boada "ha aportado información muy valiosa", y que, añade "seguirá dando muchas claves para ser capaces de predecir el desarrollo de la enfermedad".

FACEHBI se ha desarrollado de manera exitosa hasta el momento. El reclutamiento de los 200 participantes se finalizó en quince meses y la tasa de adherencia, tras cuatro años de seguimiento, se sitúa por encima del 80 por ciento.

Además, cabe destacar que no se han producido imprevistos o circunstancias adversas relacionadas con los procedimientos del estudio y, tanto la metodología del análisis como los datos basales de los participantes, ya han sido publicados en revistas científicas con un alto factor de impacto.

Para leer más