Un estudio examina el curso del dolor de espalda a lo largo del tiempo

Dolor de espalda, masaje
PIXABAY/ANNA3416 - Archivo
Publicado 14/01/2019 7:59:33CET

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El dolor de espalda es uno de los problemas de salud más frecuentes en el mundo. Una nueva investigación publicada en 'Arthritis Care & Research', una revista oficial del Colegio Americano de Reumatología y la Asociación de Reumatología de Profesionales de la Salud, examina los patrones del dolor de espalda a lo largo del tiempo e identifica las características del paciente, el alcance de la atención médica y el uso de medicamentos (incluidos los opioides) asociado a diferentes patrones.

El análisis incluyó una muestra representativa de la población canadiense que se siguió de 1994 a 2011. Se entrevistó a un total de 12.782 participantes cada dos años y proporcionó datos sobre factores como comorbilidades, dolor, discapacidad, opioides y otros medicamentos, y visitas de atención médica.

Durante los 16 años de seguimiento, casi la mitad (45,6 por ciento) de los participantes informaron de haber tenido dolor de espalda al menos una vez. Hubo cuatro trayectorias de dolor entre estos participantes: persistente (18 por ciento), en desarrollo (28,1 por ciento), recuperación (20,5 por ciento) y ocasional (33,4 por ciento).

Los grupos persistentes y en desarrollo tendían a registrar más dolor y discapacidad, así como más visitas de atención médica y uso de medicamentos que aquellos en los grupos de recuperación y de trayectoria ocasional. El grupo de la trayectoria de recuperación incrementó el uso de opioides y antidepresivos con el tiempo.

RECUPERACIÓN

"La buena noticia es que una de cada cinco personas con dolor de espalda se recuperó; sin embargo, continuaron usando opioides y antidepresivos, lo que sugiere que las personas que se están recuperando de un dolor de espalda necesitan una monitorización continua", dice la autora principal, Mayilee Canizares, del Instituto de Investigación Krembil de la 'University Health Network', en Toronto, Canadá.

"La mala noticia fue que uno de cada cinco experimentó dolor de espalda persistente, con un grupo adicional, casi uno de cada tres, que desarrolló dolor de espalda con el tiempo. Estos dos grupos se vincularon con una mayor actividad de limitación del dolor, discapacidad y depresión, así como aumento de la asistencia sanitaria y el uso de medicamentos", añade.

El doctor Canizares señala que los hallazgos sugieren que las personas con dolor de espalda son un grupo heterogéneo que puede beneficiarse de diferentes enfoques de manejo en lugar de un enfoque tradicional de talla única. "Los distintos grupos identificados en el estudio pueden representar oportunidades para un tratamiento más individualizado y estrategias preventivas", concluye.