Actualizado 07/05/2020 18:19 CET

Un estudio evidencia cómo respirar y hablar contribuyen a propagar el virus del Covid-19

Guantes, mascarillas y gel alcohólico en el pleno extraordinario celebrado en el Ayuntamiento de Madrid donde el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, habla sobre su gestión en la capital durante el coronavirus. En Madrid, (España), a 17 de abril de 2020.
Guantes, mascarillas y gel alcohólico en el pleno extraordinario celebrado en el Ayuntamiento de Madrid donde el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, habla sobre su gestión en la capital durante el coronavirus. En Madrid, (España), a 17 de abril de 2020. - Pool

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo 

MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio reciente publicado en la revista 'Risk Analysis' ha ofrecido varias pruebas de la transmisión por aerosol del Covid-19 al respirar y hablar, así como recomendaciones para una mayor investigación y comunicación en materia de salud pública.

Hasta la fecha, los principales métodos de transmisión que han suscitado preocupación han sido la transmisión cercana (tos y estornudos) y desde superficies infectadas. Se debe prestar más atención a la inhalación de aerosoles, que son pequeñas partículas que pueden permanecer en el aire y son capaces de transportarse a corto y largo plazo.

Los informes de individuos asintomáticos que infectan a otros con el Covid-19 revelan que actividades como la respiración normal, el habla, etc., producen pequeñas gotitas que son capaces de ser transportadas, ya que se presume que los individuos sanos no tosen ni estornudan con regularidad.

Como las partículas de aerosol producidas por el habla y la respiración son tan pequeñas, permanecen en el aire durante períodos de tiempo relativamente largos antes de que la gravedad las arrastre al suelo. Esto permite que sean transportadas a mayores distancias. Un estudio de 2006 del SARS-CoV-1 encontró que las partículas con un diámetro de 1-3 um permanecían suspendidas en el aire casi indefinidamente, las partículas de 10 um de tamaño tardaban 17 minutos, y las de 20 um tardaban 4 minutos en caer al suelo.

Un reciente estudio de laboratorio determinó que el virus puede permanecer viable e infeccioso en aerosoles durante horas (permaneció viable durante las tres horas que duró el estudio) y en superficies hasta días. Al respecto, los autores proponen una serie de recomendaciones para abordar el contagio en aerosol del Covid-19.

Por ejemplo, recopilar datos para explorar la concentración, la duración de la supervivencia y las distancias de transporte del SARS-CoV-2 en forma de aerosol bajo diferentes temperaturas y niveles de humedad; así como explorar más a fondo las concentraciones en el aire y el papel de la dosis a diversas partes del tracto respiratorio en la progresión y la gravedad de la enfermedad.