Actualizado 19/05/2010 19:18 CET

Un estudio desentraña cómo la deshidratación del individuo dificulta su rendimiento cognitivo

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

La pérdida de líquido corporal por culpa de la deshidratación causa una contracción del tejido cerebral, que se asocia a un aumento del volumen ventricular y que requiere ejercer un nivel más alto de actividad neuronal para alcanzar el mismo nivel de funcionamiento que en un estado de hidratación.

Así lo afirman las conclusiones de un estudio publicado por la revista 'Human Brain Mapping', realizado conjuntamente por el Centre for Neuroimaging Sciences de Londres y las Universidades británicas de Ludwig, Warwick, Cambridge y Chichester, que contó con la participación de diez adolescentes sanos, con una edad media de 16,8 años e incluyendo a cinco féminas.

Cada sujeto completó un protocolo idéntico que incluyó diferentes ejercicios en condiciones de hidratación y de deshidratación. Además, los investigadores determinaron la osmolaridad urinaria para confirmar el estado de hidratación de los sujetos antes de realizar las pruebas.

De este modo, los científicos británicos concluyeron que los daños en el funcionamiento cognoscitivo pueden hacerse más evidentes cuanto más se prolongue la deshidratación del individuo. En otras palabras, y según sugiere el estudio: "el cerebro puede compensar el bajo consumo de líquido a corto plazo, pero no a largo plazo".