Un estudio describe cómo el tejido pulmonar se remodela para combatir la gripe

Partículas del virus de la gripe
NATIONAL INSTITUTE OF ALLERGY AND INFECTIOUS DISEA
Publicado 05/02/2019 17:51:16CET

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Investigadores en inmunología del Instituto Babraham (Reino Unido) han descubierto cómo el tejido pulmonar en ratones se remodela en respuesta a una infección por gripe para respaldar la respuesta del sistema inmunológico. Un resultado clave de esta remodelación de tejidos es la producción de anticuerpos con la capacidad de brindar protección contra una amplia gama de virus relacionados.

Si los resultados de la investigación se pueden aplicar al desarrollo de la vacunación contra la gripe de temporada, el resultado sería una protección más robusta contra múltiples cepas del virus, no solo contra la que se optimiza la vacuna basándose en las predicciones de epidemiología global, según ha demostrado una esta investigación, publicada este martes en la revista 'Journal of Experimental Medicine'.

"De la misma manera que los puestos de crisis se crean en un esfuerzo humanitario, el sistema inmune puede incautar tejidos no relacionados con el sistema inmunitario para crear algo que se asemeje a un centro de células inmunitarias donde los glóbulos blancos colaboran para generar un respuesta coordinada a un patógeno invasor", explica una de las responsables del trabajo, Alice Denton.

Estos microentornos transitorios, llamados centros germinales, son vitales para las respuestas inmunes efectivas y para la generación de nuestra memoria inmune, que brinda protección contra infecciones posteriores. A pesar de su importancia en la salud y la enfermedad, se desconoce cómo se forman los centros germinales en los pulmones después de la infección.

Estos investigadores han concluido que la formación del centro germinal en los pulmones se inicia a través de una cascada de eventos, por lo que un mensaje químico (interferón de tipo I) producido por las células pulmonares en respuesta a la infección desencadena la producción de un atrayente químico.

En respuesta a esta señal, las células B (las células inmunes que producen anticuerpos) se reclutan en los pulmones e inician la formación de centros germinales. Estos centros germinales en los pulmones producen un repertorio diferente de células B; los que producen anticuerpos más reactivos que brindan protección cruzada a través de diferentes cepas de gripe.

Para leer más