Un estudio del CNIO consigue extender la eficacia de la inmunoterapia a más pacientes con cáncer de pulmón

Publicado 03/12/2018 16:42:17CET
FLICKR / MBR PRIZA - Archivo

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo clínico internacional liderado por el oncólogo Luis Paz-Ares, jefe de la Unidad de Investigación Clínica de Cáncer de Pulmón H12O-CNIO del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), a la que pertenecen profesionales del Hospital Universitario 12 de Octubre, ha conseguido ampliar sustancialmente el grupo de pacientes con cáncer de pulmón que pueden beneficiarse de la inmunoterapia.

La estrategia de azuzar al sistema inmune del propio paciente contra su cáncer, la inmunoterapia, se está demostrando eficaz en cada vez más tumores, aunque en diverso grado. En cáncer de pulmón, la inmunoterapia había demostrado alargar la supervivencia solo en algunas variantes de la enfermedad. Ahora, este ensayo ha conseguido ampliar su espectro de actuación hasta el carcinoma epidermoide en fases avanzadas con metástasis.

Los resultados de la investigación, publicada en la revista 'The New England Journal of Medicine' y financiada por Merck Sharp & Dohme, demuestran que la inmunoterapia, administrada conjuntamente con la quimioterapia convencional, "aumenta de manera significativa" la supervivencia de los pacientes. Para Paz-Ares, este resultado "ofrece posibilidades nuevas contra un subtipo de cáncer de pulmón en el que, desde hace dos décadas, las posibilidades de tratamiento avanzan escasamente".

El nuevo estudio es, por tanto, un avance "significativo", según sus autores, que concluyen que, en pacientes con carcinoma no microcítico de pulmón tipo epidermoide metastático, administrar el fármaco inmunoterápico pembrolizumab junto con quimioterapia prolonga "significativamente" la supervivencia global y el tiempo libre de enfermedad, en comparación a cuando se administra únicamente quimioterapia.

En concreto, los 559 pacientes de 125 hospitales, situados en 17 países, que recibieron quimioterapia e inmunoterapia ampliaron su supervivencia en casi 16 meses de media, y además se redujo el riesgo de fallecimiento durante el tratamiento en un 36 por ciento, frente a los 11,3 meses de quienes recibieron solo quimioterapia.

Además, la combinación de inmuno y quimioterapia resultó efectiva en todos los pacientes, y no solo en los que mostraban niveles muy altos de la proteína PD-L1. Esta proteína es sobre la que actúa pembrolizumab para conseguir revitalizar los sistemas de defensa del organismo contra el tumor. Este hecho es destacable porque, en general, este tipo de inmunoterapia en cáncer de pulmón solo se había demostrado efectiva en casos con expresión de proteína PD-L1.

Según Paz-Ares, los próximos retos son buscar nuevos biomarcadores que ayuden a prever en qué pacientes puede ser más efectiva la inmunoterapia, y también en entender por qué muchos cánceres se vuelven resistentes a esta terapia pasado un tiempo. "Nuestra intención es encontrar para cada tumor y paciente la estrategia de inmunoterapia, sola o en combinación, más apropiada", concluye el oncólogo.

Para leer más