Publicado 31/07/2020 16:41CET

Un estudio advierte de que las personas que han sufrido una conmoción cerebral pierden reflejos al conducir

Tramo de la autopista de la M30 durante la desescalada por el Covid-19, en Madrid (España) a 5 de mayo de 2020.
Tramo de la autopista de la M30 durante la desescalada por el Covid-19, en Madrid (España) a 5 de mayo de 2020. - Joaquin Corchero - Europa Press - Archivo

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Incluso después de que desaparecen todos sus síntomas, las personas que han sufrido una conmoción cerebral tardan más tiempo en recuperar los tiempos de reacción complejos, del tipo que se necesita en la mayoría de las situaciones de conducción en la vida real en la carretera, según un estudio preliminar publicado hoy que se presentará en la Conferencia Virtual sobre Conmociones Deportivas de la Academia Americana de Neurología.

"Las personas que tienen conmociones cerebrales a menudo tienen tiempos de reacción más lentos como resultado, y obtienen peores resultados en las pruebas de habilidades de pensamiento después de su lesión que sus compañeros sin conmociones cerebrales. Nuestro estudio sugiere que las habilidades complicadas para conducir, el tipo que involucra tiempos de reacción de fracciones de segundo que podrían significar la diferencia entre la vida y la muerte, son las que pueden tomar más tiempo en recuperarse después de tener una conmoción cerebral, incluso cuando todos los síntomas se han resuelto", explica Julianne D. Schmidt, de la Universidad de Georgia en Atenas (Grecia).

En el estudio participaron 28 estudiantes universitarios con permisos de conducir y una edad promedio de 20 años, incluyendo 14 con conmociones cerebrales y 14 sin ellas. Diez de los 14 estudiantes con conmoción cerebral experimentaron conmociones cerebrales mientras practicaban deportes. Todos los estudiantes universitarios fueron emparejados por edad, sexo y experiencia de conducción.

Los participantes completaron una prueba de tiempo de reacción de conducción simulada y una prueba neurocognitiva computarizada en las 48 horas siguientes a la resolución de los síntomas de la conmoción cerebral, que se produjo un promedio de 16 días después de la lesión.

La prueba de tiempo de reacción de conducción consistió en dos escenarios de conducción simulados. El primer escenario consistía en una simulación del tiempo de reacción del semáforo en el que éste cambiaba de verde a amarillo y los participantes tenían que elegir rápidamente entre frenar o acelerar. El segundo escenario involucraba a un niño corriendo delante de un vehículo y los participantes tenían que frenar o desviarse para evitar la colisión.

La prueba computarizada consistía en cuatro medidas de tiempo de reacción, incluyendo el tiempo de reacción simple, el complejo y el de Stroop, que es el retardo que se produce cuando se le pide que seleccione una palabra como 'azul' que está impresa en un color diferente.

Los conductores que tuvieron conmociones cerebrales demostraron tiempos de reacción complejos computarizados más lentos que los que no tuvieron conmociones cerebrales en un promedio de 0,06 segundos. Al reaccionar al cambio de color de los semáforos, los que tenían conmociones cerebrales tardaron 0,24 segundos más en reaccionar, o el equivalente a 15,6 pies de distancia de parada, en comparación con los que no tenían conmociones cerebrales.

Durante el simulacro de conducción de un niño que corría delante de un coche, los que tenían conmociones cerebrales tardaron 0,06 segundos más en reaccionar, o el equivalente a 3,3 pies de distancia de parada, en comparación con los que no tenían conmociones cerebrales. Un tiempo de reacción más lento es un fuerte predictor del riesgo de accidente, y estos segundos y pies adicionales necesarios para cambiar el movimiento del vehículo podrían ser críticos para evitar un accidente.

Curiosamente, solo los tiempos de reacción del complejo computarizado se relacionan moderadamente con el tiempo de reacción del semáforo de conducción, y no se observaron otras relaciones, lo que sugiere que las medidas del tiempo de reacción computarizado no son un sustituto perfecto para medir los tiempos de reacción de la conducción en la vida real.

"En general, una vez resueltos los síntomas de los conductores con conmociones cerebrales, sus tiempos de reacción eran similares a los de los conductores que no tenían conmociones cerebrales. Sin embargo, cuando observamos específicamente el tiempo de reacción de los semáforos, vimos déficits persistentes en los conductores que tenían conmociones cerebrales", detalla Schmidt.