Publicado 26/10/2021 18:54CET

Un estudio advierte de que el efecto de la pandemia en la ciencia "puede ser duradero"

Laboratorio de genética
Laboratorio de genética - IMO GRUPO MIRANZA

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de un año y medio después del inicio de la pandemia de COVID-19, la comunidad científica sigue sintiendo los efectos de este acontecimiento enormemente perturbador, y puede que durante muchos años, según advierte un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Northwestern (Estados Unidos).

Este trabajo, publicado en la revista 'Nature Communications', evidencia que, aunque los niveles de productividad de los investigadores han vuelto en su mayor parte a los máximos anteriores a la pandemia, los científicos que no realizaron investigaciones relacionadas con el COVID-19 iniciaron un 36 por ciento menos de nuevos proyectos en 2020 en comparación con 2019.

Este dramático descenso en los nuevos proyectos sugiere que el impacto de la pandemia en la ciencia puede ser más duradero de lo que comúnmente se imagina.

"En la superficie, parece que los investigadores son tan productivos como solían ser. Pero, en lugar de generar nuevas direcciones, están ocupados trabajando en temas establecidos, escribiendo investigaciones existentes, reviviendo proyectos heredados o revisando datos antiguos. Hemos comprobado que esto es así en muchas disciplinas científicas: ningún campo es inmune a la reducción del número de proyectos", comenta el líder del trabajo, Dashun Wang.

Los investigadores también descubrieron que el descenso en la realización de nuevos proyectos es especialmente pronunciado en el caso de las mujeres y los cuidadores de niños pequeños, lo que podría agravar aún más los efectos ya desiguales de la pandemia en estos grupos.

EL IMPACTO PUEDE TARDAR AÑOS EN MANIFESTARSE

El estudio se basa en el trabajo de Wang de abril de 2020, en el que encuestó a unos 4.500 científicos de Estados Unidos y Europa sobre sus niveles de productividad. Publicado en 'Nature Human Behavior' en julio de 2020, el estudio descubrió que los científicos, como los biólogos y los químicos, que dependían de los laboratorios para llevar a cabo sus investigaciones sufrían un descenso más drástico de las horas de investigación trabajadas en comparación con los científicos de campos que requieren menos equipamiento, como las matemáticas, la estadística y la economía.

Además, los investigadores con hijos de cinco años o menos experimentaron un descenso de las horas de investigación un 17 por ciento mayor, en comparación con los investigadores de campos similares pero sin hijos pequeños.

Con el desarrollo de la vacuna bien encaminado y el fin de la pandemia potencialmente a la vista, Wang y su equipo volvieron a analizar el trabajo en enero de 2021. Encuestaron a casi 7.000 investigadores principales de Estados Unidos y Europa y analizaron la base de datos Dimensions, el mayor conjunto de datos de información sobre investigación del mundo.

En la nueva encuesta, Wang y su equipo formularon las mismas preguntas sobre la productividad, así como otras nuevas sobre la actividad y el rendimiento general de la investigación, incluido el número de nuevas publicaciones de investigación, nuevas presentaciones, nuevas colaboraciones y nuevos proyectos de investigación iniciados antes y durante la pandemia.

Aunque los investigadores que realizan trabajos relacionados con COVID-19 iniciaron aproximadamente el mismo número de proyectos nuevos en 2019 que en 2020, los investigadores que realizan trabajos no relacionados con COVID-19 experimentaron un descenso significativo. Estos investigadores indicaron que suelen iniciar aproximadamente tres proyectos nuevos al año, que se redujeron a dos nuevos proyectos durante 2020. La tasa de nuevas coautorías para trabajos no relacionados con el COVID-19 también disminuyó en un 5 pro ciento.

"Durante la fase inicial de la pandemia, los científicos informaron de una fuerte disminución del tiempo dedicado a la investigación. Estos niveles de productividad se han recuperado, lo que sugiere cierto optimismo. Sin embargo, dado el largo tiempo de gestación para que las nuevas ideas de investigación maduren y se publiquen, el descenso de los nuevos proyectos sugiere que el impacto de la pandemia puede no manifestarse en el registro de publicaciones durante años", reflexiona Wang.

El investigador cree que este trabajo subraya la importancia de las interacciones y colaboraciones cara a cara, que suelen ser canales importantes para las nuevas ideas. "Como investigador que soy, a menudo conozco a nuevos colaboradores en conferencias y cenas. Genero nuevas ideas durante las charlas de café, rebotando ideas con los colegas. Esas interacciones no se dieron tanto durante la pandemia", asegura Wang.

Pero incluso cuando los campus y los laboratorios vuelvan a abrir, Wang advierte de que la vida seguirá siendo difícil para los investigadores con hijos pequeños. Aunque muchas instituciones aplicaron medidas para ayudar a los padres y cuidadores al principio de la pandemia, los padres con hijos pequeños siguen necesitando apoyo.

Hasta que los niños puedan ser vacunados, los padres suelen ser precavidos -a menudo renunciando a los viajes y a los eventos en persona- para proteger a sus hijos.

"Muchas instituciones están evaluando datos a corto plazo para sus políticas de reapertura. Sin embargo, estas mediciones a corto plazo pueden enmascarar los efectos duraderos de la pandemia. Los niños menores de 12 años siguen sin poder ser vacunados, lo que tiene más implicaciones para los científicos con niños pequeños. Al mismo tiempo, nuestros hallazgos también sugieren que las inversiones a corto plazo, como el apoyo al cuidado de los niños, pueden producir beneficios a largo plazo", remacha Wang.