La estructura del cerebro condiciona la respuesta ante las ganancias o pérdidas de dinero

Actualizado 10/11/2010 11:58:38 CET

BARCELONA, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

La respuesta de los humanos ante las ganancias o pérdidas de dinero está condicionada por la composición de una zona concreta del cerebro, de modo que las personas con mayor sensibilidad a la ansiedad y a los mecanismos de recompensa presentan diferencias en las conexiones de este órgano.

La conclusión es fruto de una investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y el Departamento de Psicología Básica de la Universitat de Barcelona (UB), quienes han logrado medir la intensidad de los estímulos de recompensa y castigo que llegan a la región subcortical del cerebro encargada de procesarlos.

Esta zona, conocida como 'núcleo accumbens', está condicionada por las propiedades estructurales del tejido que la rodea. Del mismo modo que la capacidad de una carretera puede determinar la cantidad de coches que circulan entre dos ciudades, las propiedades de la materia blanca que conecta varias zonas del cerebro condiciona la cantidad de información que circula.

Los resultados de la investigación, que se publican en la revista 'The Journal of Neuroscience', permiten mejorar el conocimiento actual sobre la interrelación que existe entre las estructuras del cerebro, la cognición y las conductas observadas en situaciones que pueden llevar a desarrollar conductas adictivas, como el juego patológico y el abuso de estupefacientes, entre otras.

A pesar de que se mantienen incógnitas sobre cómo se construye la relación entre el cerebro y dichas conductas, o dónde surgen las diferencias entre personas, la investigación evidencia que cerebros diferentes llevan también a un comportamiento diferente en la concepción de las ganancias y pérdidas monetarias.

Los investigadores contaron para su investigación con la participación de un grupo de 35 voluntarios sanos, de los que estudiaron su actividad cerebral mediante resonancia magnética al mismo tiempo que apostaban dinero mediante un juego de ordenador.