Descubre los beneficios del estrés

Actualizado 11/07/2019 11:51:05 CET
Businesswoman in cubicle with laptop and stacks of
GETTY// CATHY YEULET - Archivo

   MADRID, 11 Jul. (EDIZIONES) -

   No llegar a tiempo al trabajo, cambiar de oficio, correr para recoger a los niños del colegio, preparar una fiesta de cumpleaños, una reunión laboral importante, un plazo que se acaba, enfrentarse a los exámenes finales. Todas ellas son situaciones estresantes que complican aún más la vida al que lo sufre. Pero el estrés es más positivo y tiene más ventajas de lo que a simple vista pueda parecer.

   Estrés se define como "un proceso de activación a nivel psicológico, físico y comportamental que aparece cuando hay una circunstancia en nuestro medio que excede nuestros recursos", explica la doctora en Psicología Vanesa Fernández en una entrevista con Infosalus. Fernández agrega que es un proceso "natural que busca la adaptación al medio y activar recursos para dar respuestas que nos pueden ser necesarias en determinado momento".

   Fernández reconoce que el estrés no suele gustar, pero que su carácter adaptativo tiene "ventajas evolutivas importantes". En este sentido, es "beneficioso", pero más que esto "es necesario": "Nos permite percatarnos de cosas que si estamos relajados no nos percataríamos". "Está al servicio de nuestra supervivencia", zanja la experta, puesto que las respuestas que pone en marcha "están dirigidas a sobrevivir y poder hacer las cosas mejor", incide Fernández.

   Además del efecto beneficioso del estrés habitual, es posible también hablar de estrés bueno o eustrés. Lo sufren aquellas personas "que se sienten siempre estresadas y están contentas porque hacen lo que les gusta o porque están en una situación que, aunque les agobia, por otro lado saben que les va a traer cosas buenas", especifica la experta. El eustrés activa los mismos recursos que el estrés, "pero la persona lo vivencia como bueno", matiza Fernández.

   La concepción personal del estrés también tiene peso en la respuesta hacia el mismo. "Entran en juego las variables cognitivas, es decir, los pensamientos que tenemos como esa capacidad de enfrentarse a las situaciones estresantes, el cómo tú te tomas la vida, la creencia que tú tienes acerca de los recursos de afrontamiento", apunta la experta.

   Sin embargo, de un sentimiento de estrés sostenido en el tiempo ya no pueden decirse cosas positivas. "El estrés crónico mantenido en el tiempo es responsable de un gran número de problemas, tanto a nivel psicológico como a nivel físico", matiza Fernández. A nivel psicológico, la doctora en Psicología destaca que el estrés es responsable de trastornos de ansiedad, de trastornos del estado de ánimo, como la depresión, de consumo de sustancias y fuente de problemas de relaciones, por ejemplo, con la pareja.

   Por su parte, a nivel psicofisiológico, el estrés afecta a todas aquellas enfermedades donde las emociones como la ansiedad, una de las emociones más frecuentes en las respuestas de estrés, según Fernández, aparecen en el inicio, el mantenimiento y la recuperación.

   La experta cita "los infartos de miocardio, la hipertensión arterial, el colon irritable y los problemas gastrointestinales". La clave para escapar de estos efectos del estrés es el tiempo que duran. "Una persona que tiene un estrés alto por una situación de trabajo no tiene por qué causar problemas de salud. El problema es lo mantenido, una persona que vive constantemente estresada; ahí es donde aparecen las secuelas", insiste Fernández.

CÓMO SUPERAR SITUACIONES ESTRESANTES

   Fernández explica que, para superar situaciones estresantes y evitar que se conviertan en un problema sostenido en el tiempo hay que saber que "todo tiene un límite que uno tiene que asumir y saber que esa situación no puede ser continua". Es decir, "en el momento en el que una situación se prolonga, algo está ocurriendo con nosotros", puntualiza.

   En este contexto, la experta hace referencia a la capacidad de programación. "No puede ser que haya personas que nunca tengan tiempo para nada, que te dicen que están ocupadas todo el día; no puede ser que las 24 horas del día estés ocupado: tienes que organizarte", recomienda la doctora en Psicología.

   Por otro lado, la experta también aconseja escuchar al propio cuerpo. "El cuerpo da muchas señales de que te estás pasando, de que ya estás estresado. Muchas veces es la piel el primer órgano que empieza a hablar, con las erupciones o con granos. También se producen cefaleas", menciona Fernández.

   Por último, Fernández insta a aprender a delegar y ser asertivo. "Hay personas que se sienten estresadas porque son incapaces de delegar tareas y repartir. Son personas que no saben decir no y no tienen asertividad. Esto se convierte en uno de sus mayores estresores", concluye la doctora en Psicología.

Contador