El estrés laboral puede provocar problemas auditivos

Actualizado 05/09/2017 12:18:00 CET
Estrés laboral
PUNTA ALTA

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

Factores como el estrés, la ansiedad, el cansancio o, incluso, el ruido de las ciudades son "clave para la aparición de los acúfenos" ya que aumentan la sensibilidad de la capacidad auditiva, según ha comentando el director médico del centro especializado en acúfeno Ototech, Gonzalo Martinez- Monche.

Los acúfenos o tinnitus son una dolencia comúnmente conocida como la percepción de un sonido en el oído, sin que un estímulo externo lo provoque. Asimismo, las oficinas en el centro de grandes ciudades o el trabajo en fábricas puede poner en peligro la salud auditiva de sus trabajadores y agravar la situación provocada por el estrés.

Empresarios, comerciales, ingenieros, banqueros o ejecutivos sometidos a grandes presiones y situaciones de incertidumbre son algunos de los perfiles que con mayor frecuencia acuden a centros especializados en el tratamiento de acúfenos.

Aunque, en la mayoría de los casos esta dolencia se debe a una suma de varios factores y su incidencia se incrementa con los años, es más habitual que aparezca a partir de los 45 años.

Al igual que, el consumo de sustancias tóxicas, como el tabaco para lidiar con las situaciones de estrés, así como el consumo de sustancias estimulantes, como el café para superar el cansancio, aumentan todavía más las probabilidades de que se pueda llegar a dar esta afección.

LOS PACIENTES CON ACÚFENOS SUFREN MÁS ESTRÉS

Casi el 45 por ciento de las personas con esta afectación declaraba sentir empeorar su acúfenos durante situaciones de estrés y el 42 por ciento declararon sentirse irritados a causa del mismo, según un estudio realizado en pacientes con esta patología por el centro Ototech.

Asimismo, "aproximadamente un 45 por ciento de los pacientes con reportan una pérdida de audición, que en muchos casos es irreversible", ha concluido el doctor.

Pese a todo, el estrés no solo se vincula al ámbito laboral, sino que el hecho de verse superado por los acontecimientos del día a día, así como retomar las rutinas de los niños o modificar los hábitos del sueño, pueden ser también factores clave para la aparición del estrés y en consecuencia, de los acúfenos.