La estimulación magnética cerebral mejora el aprendizaje motor

Actualizado 14/08/2019 12:39:30 CET
Cerebro
CerebroGETTY - Archivo

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanos (MPI CBS) en Alemania ha demostrado que la aplicación de estimulación cerebral durante los descansos entre sesiones de estudio y práctica ayudan a mejorar el aprendizaje motor.

El aprendizaje de nuevas habilidades motoras se lleva a cabo tanto durante la práctica activa de nuevos procesos como durante los descansos entre las sesiones, aunque está no se esté realizando. De este modo, las pausas son "importantes" para el aprendizaje motor y este proceso se puede mejorar con la estimulación cerebral.

Para el desarrollo del estudio, Jost-Julian Rumpf, del Departamento de Neurología de la Universidad de Leipzig (Alemania), y Gesa Hartwigsen, de MPI CBS, desarrollaron una prueba en la que un conjunto de individuos tenían que escribir una secuencia simple de números en un teclado de la forma más rápida y precisa posible. Durante su realización, se establecieron pausas cortas en las que los participantes recibieron estimulación magnética cerebral, con el objetivo de influir en la corteza motora.

Así, el equipo pudo observar que la estimulación cerebral durante los descansos supuso una mejora en la memorización de la secuencia numérica aprendida anteriormente. Este procedimiento hizo que el cerebro procesara las secuencias practicadas más eficazmente, a pesar de haber dejado la práctica.

Por otra parte, descubrieron que se daba el efecto de transferencia, lo que supone que la secuencia aprendida podía ser mejor recordada no solo con la mano entrenada, con la que se habían realizado, si no también con la otra.

Anteriormente, se suponía que la estabilización de los procesos motores aprendidos no comienza hasta que el ejercicio se ha completado y se repite posteriormente, sin embargo, los hallazgos de este estudio ha demostrado que los descansos cortos dentro de las sesiones prácticas mejoran el aprendizaje.

Así, los investigadores han concluido que el siguiente paso se basa en investigar los efectos de estas pausas y la estimulación cerebral en las personas mayores, ya que suelen sufrir limitaciones en la consolidación del aprendizaje.

Contador