Esteller descubre un factor que predice una supervivencia larga en pacientes con tumor cerebral

Publicado 28/08/2019 19:08:46CET
Los investigadores Maxime Janin, Manel Esteller y Vanessa Ortiz-Barahona
Los investigadores Maxime Janin, Manel Esteller y Vanessa Ortiz-Barahona - FUNDACIÓ JOSEP CARRERAS

BARCELONA, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

El equipo del investigador Manel Esteller en el Institut de Recerca contra la Leucèmia Josep Carreras ha descubierto una lesión epigenética que permite identificar a los pacientes afectados por tumores cerebrales con buen pronóstico, el 15% que tendrá una supervivencia larga.

El estudio, publicado en la revista 'Acta Neuropathologica', ha hallado que un gen (el NSUN5) tiene una alteración "casi exclusiva" de los tumores del cerebro, y que se asocia a tumores que progresan menos, como si estuvieran parados en el tiempo, con lo que se alarga la supervivencia.

Esteller ha celebrado: "Ahora tenemos un marcador que permite predecir este 15% de casos con buen curso clínico, pero sería excepcional convertir el 85% de casos restantes en pacientes que, 'tocando' el gen NSUN5, tuvieran también larga supervivencia".

"Aún no sabemos cómo hacerlo, pero merece ser investigado atentamente", ha explicado en un comunicado de la Fundació Josep Carreras este miércoles Esteller, líder de la investigación y director del Institut Josep Carreras de Badalona (Barcelona).

Los tumores cerebrales afectan a las células auxiliares, llamadas gliales, y tienen una mortalidad cercana al 85% en el plazo de dos años tras el diagnóstico, por lo que es un área intensa de investigación en la que se centró el equipo de Esteller, con los investigadores Maxime Janin y Vanessa Ortiz-Barahona como autores principales.

PACIENTES CON GLIOMA

El también investigador Icrea y catedrático de la Universitat de Barcelona (UB) ha relatado que iniciaron el estudio buscando "genes con funciones reguladoras de la expresión del genoma que perdieran su actividad en cáncer", e identificaron este gen del que casi no se sabía lo que hacía.

"Lo investigamos en células de laboratorio y modelos experimentales, pero fue cuando analizamos su impacto en los pacientes con glioma --tumor cerebral-- cuando nos dimos cuenta de la importancia del encuentro", ya que la lesión epigenética de NSUN5 predecía de forma independiente en otros biomarcadores este porcentaje minoritario de pacientes que irán bien.

"Factores del microambiente que envuelven el glioma, como la falta de oxígen y la carencia de nutrientes locales, contribuyen a inducir esta inactivación de NSUN5 que permite al mismo tiempo que el tumor no muera, pero crezca tan poco que el paciente muestre un buen pronóstico", según el investigador.