Las estatinas podrían ser eficaces para tratar una infección causada por una mala higiene de las lentillas

Actualizado 22/01/2013 11:44:33 CET
YLEM/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las estatinas que se utilizan habitualmente para tratar la hipercolesterolemia podrían servir en bajas dosis para la queratitis por acanthamoeba, una infección que aparece cuando las lentes de contacto no son desinfectadas correctamente, y que puede, incluso, provocar ceguera, según investigadores de la Red de Enfermedades Tropicales (RICET) del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

Este hallazgo, publicado en 'Antimicrobial Agents and Chemotherapy', es fruto de la investigación conjunta entre científicos de la RICET perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, el Conway Institute de la Universidad de Dublin (Irlanda) y la School of Biomedical Sciences de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido).

Pese a que las infecciones causadas por acanthamoeba se habían considerado poco frecuentes, en los últimos año, el número de casos está en constante aumento.

En general, entre el 85 y 97 por ciento de las infecciones corneales por amebas se producen en usuarios de lentes de contacto. El principal riesgo de infección es la falta de higiene en el mantenimiento de las lentes y sus estuches.

Así, la acanthamoeba puede sobrevivir en el espacio entre la lente de contacto y el ojo. Al colonizar después la córnea, provoca una infección que puede llegar a desencadenar ceguera en sujetos sanos, en el caso de que no se detecte y trate a tiempo.

Actualmente no existen tratamientos capaces de erradicar a estos patógenos sin causar toxicidad al epitelio corneal, debido principalmente a que estas amebas son altamente resistentes a agentes químicos y físicos.

Por este motivo, científicos de la RICET que desarrollan su trabajo en el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, perteneciente a la Universidad de La Laguna, abrieron una línea de investigación destinada a buscar principios activos capaces de eliminar a estas amebas y sus quistes, causando la mínima toxicidad para el paciente.

De este modo, el tratamiento idóneo lo han encontrado curiosamente en las estatinas utilizadas para el tratamiento del exceso de colesterol. El mecanismo que las hace eficaces en esta patología se debe a que la acanthamoeba tiene en su membrana una gran cantidad de ergosterol.

Los investigadores de la RICET emplearon ARN de interferencia (ARNi) en cepas clínicas altamente patógenas de acanthamoeba y demostraron que la inhibición mediante ARNi de la enzima 3-Hidroxi-3-metilglutaril-coenzima A (HMG-CoA) reductasa tiene un gran potencial para el tratamiento de estos patógenos debido a que esta enzima cataliza el paso de mevalonato al ergosterol que abunda tanto en la membrana de acanthamoeba.

La investigación continuó con la valoración de cinco estatinas diferentes con la finalidad de dilucidar su posible uso en el tratamiento de las infecciones frente a acanthamoeba. Mediante ensayos de actividad y sensibilidad 'in vitro', se comprobó que las estatinas son eficaces para la eliminación del patógeno a concentraciones mínimas causando además baja o nula citotoxicidad.