Publicado 05/07/2022 16:29

Especialistas ven la inmunoterapia como la alternativa a la cirugía y la quimioterapia en el futuro de tumores sólidos

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Expertos en Oncología, a nivel nacional e internacional han destacado, durante el 3rd ECO Cancer Immunotherapy Breakthrough, organizado por la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO), el papel fundamental de la inmunoterapia como alternativa a la cirugía y a la quimioterapia en la hoja de ruta futura del tratamiento a los tumores sólidos.

La inmunoterapia persigue activar al sistema inmune, para que sea capaz de identificar las células tumorales y poner en marcha toda una serie de procesos que lleven a su destrucción. "Estos procesos no solo hacen posible la eliminación de estas células tumorales sino también instauran una vigilancia activa para que, ante cualquier otro signo tumoral de ese tipo que se genere, el organismo esté lo suficientemente activo, y con un nivel correcto de intensidad, para actuar de manera inmediata y evitar cualquier reproducción del tumor", ha explicado el vicepresidente de la Fundación ECO, Jesús García Foncillas.

Asimismo, el profesor de Ingeniería Biomédica en la Universidad Politécnica de Madrid, Giuseppe Fico, ha impartido una conferencia magistral titulada 'Real World Evidence e inteligencia artificial en la toma de decisiones clínicas', donde ha puesto en valor lo que aporta la experiencia real de la inmunoterapia en la práctica clínica y cómo, dicha experiencia, en conexión con la inteligencia artificial, evidencia dónde existe la mayor probabilidad de máximo beneficio.

Una de las novedades de "mayor trascendencia" de los dos últimos años en este ámbito es el nuevo papel de la inmunoterapia en varios tipos de tumores sólidos en estadios iniciales, especialmente en cáncer de pulmón y cómo la neoadyuvancia está ofreciendo la posibilidad de curar tumores localmente avanzados.

Además, los especialistas han evidenciado que la cirugía y la quimioterapia ofrecen un beneficio muy limitado para el cáncer de pulmón, incluso en pacientes con estadios iniciales del tumor. En palabras del director de Programas Científicos de la Fundación ECO, Carlos Camps, con la inmunoterapia se observan unas expectativas "muy interesantes" tanto en pacientes operables, como en no operables sin metástasis. "Dándose dos respuestas: completas patológicas y respuestas mayores, que están produciendo una serie de beneficios alentadores. Con unas expectativas crecientes", ha enfatizado.

En relación con tumores metastásicos, los expertos han repasado la situación del cáncer mama, renal, digestivo, melanoma y cabeza y cuello. En cáncer digestivo, han destacado que se han observado respuestas del cien por cien. Sobre la inmunoterapia en cáncer de recto, los resultados parece que conducirán a un futuro donde no habrá que recurrir a la cirugía en ese subgrupo de pacientes. Además, se podrá identificar quién puede responder y, al mismo tiempo, anticiparse a la posible generación de resistentes.

Por su parte, el médico oncólogo e investigador clínico del Massachusetts General Hospital Cancer Center de Boston, Xin Gao, ha ofrecido una conferencia magistral, titulada 'Anticuerpos conjugados en tumores sólidos', en la que ha expuesto uno de los aspectos que actualmente "está teniendo un desarrollo tremendamente prometedor", el papel de los anticuerpos conjugados, "cuyo beneficio se está viendo en múltiples tumores sólidos".

BIOMARCADORES, ALIADOS ESENCIALES

Durante la jornada internacional, los especialistas en Oncología han ofrecido una revisión de los biomarcadores disponibles en este momento, como factores predictivos en beneficio de los tratamientos con inmunoterapia. Además, han expuesto su carácter fundamental, ya que permiten disponer de una primera selección de pacientes con más beneficios.

Entre los diferentes aspectos abordados en relación con los biomarcadores, destacan la visión de cómo los linfocitos que interactúan con un tumor afectan a la respuesta a la inmunoterapia; cómo se puede evaluar el perfil de los linfocitos detectables en sangre periférica para tener otro potencial biomarcador; y el análisis de la microbiota intestinal como posible biomarcador.

Asimismo, se ha insistido en la importancia, y urgencia, de incorporar los biomarcadores en la cartera de servicios del SNS, de forma efectiva, y de garantizar un acceso equitativo entre regiones. Pues estos facilitan una aproximación "más dirigida", que pone en valor a la Oncología y, a la vez, busca los tratamientos más eficaces, en función de las características moleculares de la enfermedad, así como optimiza los recursos del Sistema.