Publicado 08/10/2020 18:03CET

Los españoles son los europeos que más problemas de salud mental sufren por el Covid-19

RUBER INTERNACIONAL - Archivo

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los españoles son los ciudadanos de Europa que más problemas de salud mental sufren por el Covid-19, según ha puesto de manifiesto un estudio europeo impulsado por la Fundación AXA en España, que señala también que un 34 por ciento reconoce sentirse mal o muy mal, la mayor tasa de la muestra internacional, mientras que sólo un 20 por ciento afirma que su estado de ánimo es bueno (el menor porcentaje de todo el estudio).

El panel, realizado en España, Italia, Francia, Reino Unido, Alemania, Suiza y Bélgica con casi 6.000 entrevistas, ha analizado el impacto emocional de la crisis sanitaria en los últimos meses. "La salud mental de los españoles corre un importante riesgo ante los rebrotes actuales y los efectos de los meses acumulados de la enfermedad en España", ha dicho el director general de la Fundación AXA, Josep Alfonso.

En este sentido, añade, España es el país que más ciudadanos dicen sentirse mal, los que más han tenido que recurrir a ayuda profesional y, además, en muchas ocasiones, no saben ponerle nombre a ese malestar emocional que arrastran. De hecho, los datos del estudio hacen hincapié en el empeoramiento registrado en España por la situación de confinamiento ya que sólo el 8 por ciento de los encuestados decía tener problemas emocionales antes del Covid, tal y como recogía el avance del Primer Estudio Paneuropeo de Salud Mental desvelado el pasado mes de julio.

De hecho, la situación emocional de España se situaba en niveles europeos antes de la Covid 19 y registra un fuerte empeoramiento respecto al resto de países tras la aparición de la enfermedad. El porcentaje de españoles que dicen sentirse mal pasa del 8 por ciento al 34% mientras que en el resto de la muestra europea es del 22 por ciento.

En comparación con el resto de países europeos España muestra el mayor porcentaje de personas que se encuentran mal o muy mal; mientras Suiza mantiene las tasas de personas en mejor situación emocional, seguida de Francia y Alemania. No obstante, en general, la pandemia está generando muchos problemas en la salud emocional de los europeos y más de la mitad reconoce que ha sentido momentos de "tristeza, depresión y ansiedad".

Asimismo, preguntados sobre qué emociones han vivido de forma más frecuente durante este periodo junto a la tristeza aparecen los ataques de pánico y las crisis familiares como respuestas más frecuentes, señaladas entre las dos primeras por los encuestados.

Para afrontar estas difíciles situaciones emocionales, los españoles han roto viejos tabúes, tomando conciencia a las situaciones y recurriendo a ayuda profesional. Entre las personas que han recurrido a ayuda y los que la están actualmente recibiendo un 14 por ciento de los encuestados ha pasado, de alguna manera, por tratamiento, por encima del 9 por ciento de italianos, británicos o franceses.

Además, en España, ocho de cada diez personas dice que ha valorado solicitar ayuda profesional para afrontar los problemas emocionales rompiendo tabúes previos y un 51 por ciento dice que ha priorizado su bienestar mental durante este periodo.

El estudio paneuropeo también refleja que los españoles son los europeos que más han reflexionado sobre el futuro de su vida (un 72% dice que ha reflexionado sobre lo importante para el futuro frente al 58% de la media europea) y el 41 por ciento ha sentido que no tenía el control de su vida.

Por otra parte, y con el objetivo de mejorar la salud mental durante la pandemia, los españoles optan por pasar tiempo con los seres queridos, comer sano, ver televisión y socializar online (en un porcentaje muy superior al de la media europea).

Entre las actividades menos citadas se plantean beber alcohol y fumar, menos incluso que la media europea. El 81 por ciento de los españoles, además, se siente responsables de sus familiares, tres puntos porcentuales más que la media europea de la muestra que está en el 78 por ciento.

Finalmente, y preguntados sobre la salud económica, el 48 por ciento de los españoles afirma que su situación financiera ha empeorado (la segunda mayor tasa tras Italia), un porcentaje que sube al 61 por ciento en el caso de personas que se encuentran mal o muy mal emocionalmente.

Contador