Publicado 20/07/2020 13:32:49 +02:00CET

Los españoles en los europeos más preocupados por su salud y las acciones de autocuidado

¿Por qué se recomienda lavarse las manos con agua y jabón y secarlas para evitar la propagación del virus?
¿Por qué se recomienda lavarse las manos con agua y jabón y secarlas para evitar la propagación del virus? - PIXABAY - Archivo

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los españoles en los europeos más preocupados por su salud y las acciones de autocuidado tras la pandemia por el nuevo coronavirus, según un trabajo elaborado por GSK Consumer Healthcare, en colaboración con Ipsos MORI, en el que se ha analizado el comportamiento sanitario de los europeos a través de una encuesta en la que han participado 4.000 personas de entre 16 y 75 años y que ha contado con ciudadanos de España, Italia, Gran Bretaña y Alemania.

"Los resultados de la encuesta nos han servido para constatar que la salud es hoy por hoy un elemento de suma importancia para las personas. La prevención y la adopción de medidas a nivel personal para cuidar de esa salud propia y también la de los demás juega un papel decisivo en esta salud", ha explicado la directora general de GSK Consumer Healthcare para España y Portugal, Helen Tomlinson.

Asimismo, casi tres de cada cuatro de los españoles encuestados (74%) dicen, ya sea enérgica o ligeramente, que hoy en día es más probable que consideren su salud en su toma de decisiones diarias que antes de la pandemia de coronavirus. Tras ellos se situaba Italia (69%) y, más atrás, Gran Bretaña (donde el 62% estaba de acuerdo con esta declaración) y Alemania (donde solo el 54% la aprobó).

Además, dos de cada tres españoles (66%) confirmaron que ahora entienden mejor lo que afecta a su salud, al igual que el 62% de los italianos. Sin embargo, sólo alrededor de la mitad de los participantes en Gran Bretaña (56%) y en Alemania (52%) afirmaron lo mismo.

En cuanto a la cuestión de alentar a los demás a comportarse de manera más saludable, el 74 por ciento de los españoles declaró que animaba a sus círculos cercanos a llevar un estilo de vida más saludable. En contraposición a ellos, los alemanes se muestran más reservados y tan solo el 48 por ciento hace alusión a estos temas cuando habla con sus conocidos.

A nivel general los europeos están sin embargo más preocupados por quienes les rodean. Alrededor de cuatro de cada cinco españoles (82%) estuvo de acuerdo con esta afirmación, seguidos por italianos (77%), británicos (75%) y alemanes (66%).

Tras la pandemia, se es "más conscientes" de la necesidad de cuidarse y, además, se tiende a prestar más atención a los síntomas de una posible enfermedad, por pequeños que sean, de cara a minimizar el riesgo de contagiar a otros. En este sentido, los españoles son los más propensos a tomar precauciones extra para minimizar o eliminar la trasmisión de una enfermedad (con un 80% de encuestados que respaldan la afirmación frente al 79% de los italianos, el 68% de los británicos y el 60% de los alemanes).

LA FIGURA DEL FARMACÉUTICO GANA VALOR

Con el estallido de la pandemia y la sobrecarga de las consultas sanitarias, el farmacéutico se ha convertido en una figura de referencia, tal y como demuestra que el 66 por ciento de los españoles admita confiar en el consejo de estos profesionales para conseguir un asesoramiento fiable que les ayude a gestionar su salud.

"Aquí entran en juego dos factores: el farmacéutico es considerado de manera general como lo que es, un profesional de la salud, y por tanto un punto de referencia. Y tampoco podemos obviar la solidaridad de la población, evitando visitas innecesarias que sobrecarguen el sistema médico. Apoyarse en el farmacéutico libera recursos", ha detallado Tomlinson.

El papel del profesional de farmacia es más relevante aún en Gran Bretaña, donde el 74 por ciento de los encuestados admitieron estar de acuerdo con esta afirmación. Italianos y alemanes se situaban a la cola con un 61 por ciento y un 54 por ciento respectivamente. En general, casi la mitad de los encuestados españoles, italianos y británicos (45% en el caso de España) se plantean consultar a un farmacéutico de forma más frecuente. Estos datos contrastan con los alemanes, donde solo un 27 por ciento de los encuestados haría lo mismo.

Además, mientras que el 44 por ciento de los españoles pasa más tiempo investigando sobre temas relacionados con la salud, en Gran Bretaña, esta cifra asciende al 33 por ciento.

Por otra parte, el estudio ha evidenciado que la mayoría de los europeos tienen previsto tomar precauciones sanitarias para reducir el riesgo de caer enfermos evidenciando que el autocuidado de la salud se ha posicionado como un beneficio que no incide solo en uno mismo, sino en nuestros seres queridos y en la sociedad.

Por ejemplo, uno de cada cinco españoles (18%) afirma que tiene la intención de aprovisionar su botiquín con medicamentos sin receta. En este sentido, se sitúan a la cola de Europa, donde el 34 por ciento de los británicos, el 25 por ciento de los alemanes y el 24 por ciento de los italianos se muestran conformes con esta afirmación.

En cuanto al uso de productos vitamínicos y multivitamínicos que pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, el 43 por ciento de los españoles encuestados reconocieron estar planteándose consumirlos en su día a día. En el caso del resto de los europeos encuestados, el 47 por ciento de los italianos, el 35 por ciento de los alemanes y el 34 por ciento de los británicos aprobaron esa declaración.

Por otro lado, los europeos dan prioridad a las marcas de confianza, a la relación calidad-precio y a los productos científicamente probados a la hora de elegir productos para la salud. En este sentido, la prueba científica de la eficacia de un producto sanitario es importante o incluso muy importante para adquirir un producto de autocuidado de la salud para el 82 por ciento de los europeos.

Por su parte, una buena relación coste-eficacia es también importante para el 86 por ciento de ellos. El 84 por ciento de los españoles y el 89 por ciento de los italianos hicieron especial hincapié en la relevancia o a la confianza de una marca, seguidos de los británicos (79%) y los alemanes (73%).

Sin embargo, entre los europeos existen diferencias significativas en cuanto a la elección de las marcas de primera calidad. Mientras que cuatro de cada cinco españoles (80%) considera que las marcas de primera calidad son importantes o muy importantes, sólo el 27 por ciento de los alemanes y el 34 por ciento y los británicos piensan lo mismo.

El 68 por ciento de los españoles afirmó, de hecho, que para ellos era importante comprar su marca habitual, insistiendo un 59 por ciento en que las empresas del ámbito de la salud de las que son consumidores deben posicionarse en cuestiones sociales.

En cuanto a sostenibilidad, el 62 por ciento de los europeos considera que un envase reciclable es importante a la hora de elegir un producto sanitario, mientras que el 62 por ciento afirma que el compromiso de un fabricante con el desarrollo sostenible y los recursos renovables es un factor en su elección.

"El mundo que vivimos ha cambiado y no volverá a ser el que dejamos atrás hace unos meses. Antes de la pandemia el 36 por ciento de los encuestados españoles daba por sentada su salud, y ahora el 74 por ciento tiene presente su salud en la toma de decisiones diaria. Y más de 8 de cada 10 ciudadanos está de acuerdo en que la responsabilidad de cuidar del sistema sanitario nacional está en nosotros, los ciudadanos", ha zanjado Tomlinson.

Contador

Para leer más